martes, 28 de marzo de 2017

Carmen de sonrisa eterna

Las sombras, muchas veces, son más densas y tienen más intrahistoria que el propio cuerpo que las proyecta.

Quien tuvo la intensa y enorme suerte de conocer a Carmen mientras aún estaba con nosotros reconocerán en estos versos el tremendo dolor que causa su ausencia. Aún me sorprendo tratando de ahogar una lágrima, mientras el pecho me asfixia para evitar soltar un gemido. Ella era Cáceres y tenía a Cáceres en su seno, a pesar de ser una mujer universal de las que hubiera iluminado con su luz natural cualquier rincón del mundo, por lejano que hubiera estado.
Desconozco si el Más Allá nos depara algo al común de los mortales, pero para ella hasta el mismísimo Dios se forzaría a crearse a sí mismo sólo para forjar un Paraíso que albergue su alma.
Estas lamentables y humildes palabras pueden hacer que os acerquéis un poco a su persona, aunque sea tarde.


Conocí a una mujer que brillaba en la niebla.
Que tras de sí hendía las sombras para flotar,
con la luz de perla hiriendo sus labios,
y cubrir de verde el hierro oxidado del camino.

Una palabra con su voz de terciopelo
y las almas se apaciguan
en un remanso de susurrante reposo;

Una mirada de color ismaelita almendra
que arranca la paz de la tormenta
a pesar del distante destrozo en el Cielo y la Tierra.

Como el manto del mar terrible
que sólo habla cuando hay silencio;

Como la caricia del viento helado
que sólo arrastra lo que ya está muerto;

Como ese instante de intensidad radiante
que arrasa el polvo viejo y en reposo.

Fuiste capaz de traspasar fronteras indelebles
dibujadas con dedos de invisible desconsuelo.
Y allí estabas cuando la noche abrazó tus hombros
para arrostrar mentón en alto
el cobarde gesto oculto en un mudo canto.

Y estoy seguro que te negaste las lágrimas
cuando la magia malva del sueño inquieto
te llenó los párpados de miel de arena.

Porque tu alma y tus huesos de piedra,
como son los de este pertinaz planeta,
lo sabían de antemano.

Porque aceptaste sin sombra de duda
tu particular y oscuro tormento
para hacer brotar vida de un enjuto caño.

Pero tu ausencia nos sorprendió a muchos con la risa rota
y el pecho se nos quebró de un chasquido
para supurar suspiros despedazados
y teñidos de negra esencia y sangre densa.

Y vi por vez primera humedecerse
la fuente siempre seca
de una latente mirada incrédula.

Y vi en la dorada piedra de la Concatedral
al granito emocionado como nervios
estirados impacientes hacia el Infinito;
hacia una bóveda desdibujada en lo más alto,
que en lugar de cobijo
provocaba desamparo
carente por completo de esperanzas.

¿Y fue capaz la fosa de arroparte sin sentir vergüenza?
¿No soltó su presa nada más intuir el atroz pecado?
Al instante.
Sin pensarlo.
Condenada por quemar la pureza de la esencia interna
y negar un futuro brillante al constante presente del Universo.

Y ahora hablan las palabras de perpetua estancia en la Nada,
de deseos que no requieren de tiempo para ser cumplidos
y de plenitud a sabiendas que el ego se disipa.

Hablan de la indolora virtud del que no despierta.

Te has ido, envuelta en una sonrisa
que intuye sabia inteligencia de perpetua vigilia.
Has volado sin prisas
para rasgar la suave telaraña de la frontera,
el velo flotante que enmascara una mentira,
el frágil himen de la guadaña
que siega la fantasmal mirada de la noche constante.

Y siempre quedará tu fuerte confianza en la Vida.

¿Pero y nosotros?
¿Qué será de los que una vez nos miramos en el espejo de tus ojos?
Huérfanos de piel abrasada
sin el bálsamo de tu palabra pausada.

Porque de nada me vale tu presencia
en una incorpórea eternidad etérea
si ya no estás durante un minuto, con todos;
en mitad de las cosas que son y se tocan.


La Nebulosa de la Hélice, más conocida como el Ojo de Dios, cogida del blog Fotos del Cielo.



Y después de dejarme seca el alma con estas palabras (que he de reconocer son malas, pero muy, muy sentidas), nada mejor para limpiarla que una selección de canciones elegidas por quien ha sido su compañero y amigo durante años, mi amigo Juan Francisco.

La primera es 'Oh, my love', de Riz Ortolani.



La segunda es 'Colloque sentimental', de Phillippe Jaroussky.


Y 'He venido', de Los Zafiros.



Y de mi cosecha, The Creation y su sustancial 'Love is just beggining'.





Life is just beggining (La vida acaba de empezar)

Life is just beginning
Life is just beginning
Life is just beginning
Life is just beginning
Life is just beginning
Life is just beginning

When I think of all the things I've done
in my younger days
Not knowing what was right from wrong
and life's terrible ways
In my younger days

There's so many things to do
That's why I am telling you
Life's just beginning, beginning
Life's just beginning, beginning
Life is just beginning for me
Life is just beginning for me
Life is just beginning for me

I just can't stop to think for you
I must have my fun
For I discovered yesterday
life has just begun
I must have my fun

There's so many things to do
That's why I am telling you
Life's just beginning, beginning
Life's just beginning, beginning
Life is just beginning for me

Life is just beginning
Life is just beginning
Life is just beginning
Life is just beginning
Life is just beginning
Life is just beginning
Life is just beginning
Life is just beginning
Life is just beginning
Life is just beginning

I saw a falling star (Vi una estrella fugaz)
At the foot of the (al pie de la)
Mountain of the dead (Montaña de la muerte)
In the middle of the Mexico in my mind (en mitad de México en mi mente)
I didn't get too far (No llegué muy lejos)
Thinking about the (pensando sobre)
Crazy things you said (las locuras que decías)
I turned into this Texaco to unwind (Me convertí en ese Texaco para relajarse)
This is the way that life is supposed to be (Se supone que es como la vida tiene que ser)
And there's a reason that you just can't see (Y hay una razón que no puedes ver)
You'll never be what you'll never be (nunca serás lo que nunca llegarás a ser)
But you can always be the one for me, baby (pero siempre puedes ser la única para mi, nena)
I saw the big blue world (Vi el gran mundo azul)
Crawling across the big blue sky (Rastreando a través del gran cielo azul)
On its way to somewhere else (en su viaje hacia otro lugar)
I waved good bye (me despedí con un adiós)
'Cause it's a simple fact (Porque es un hecho simple)
That nothing stays the same (que nada permanece inalterable)
You can hold on till tomorrow (Puedes aguantar hasta mañana)
But it'll kick you right back here again (pero te pateará justo aquí de nuevo)
This is the way that life's supposed to be (Se supone que es como la vida tiene que ser)
And there's a reason that you just can't see (Y hay una razón que no puedes ver)
You'll never be what you'll never be (nunca serás lo que nunca llegarás a ser)
But you can always be the one for me, baby (pero siempre puedes ser la única para mi, nena)
There are good days (Hay días buenos)
And they come and go (y son de los que vienen y van)
But they never seem to last (Pero nunca parecen durar)
'Cause when the bad days (Porque cuando los días malos)
They come around (Vienen a rodearnos)
They always kick (y patean todo el tiempo)
The good days' ass right into the ground (el culo de los buenos días justo en el suelo)
This is the way that life's supposed to be (Se supone que es como la vida tiene que ser)
And there's a reason that you just can't see  (Y hay una razón que no puedes ver)
You'll never be what you'll never be (nunca serás lo que nunca llegarás a ser)
But you can always be the one for me (pero siempre puedes ser la única para mi, nena)
This is the way that life's supposed to be (Se supone que es como la vida tiene que ser)
And there's a reason that you just can't see (Y hay una razón que no puedes ver)
You'll never be what you'll never be (nunca serás lo que nunca llegarás a ser)
But you can always be the one for me, baby (pero siempre puedes ser la única para mi, nena)