martes, 25 de febrero de 2014

El artista y el diablo

Una nueva entrega de la saga "Cuentos absurdos", cuyo único interés es que lo escribí en mis más tiernos inicios (el segundo curso de Periodismo en la Universidad de Navarra). De hecho, no deja de ser el clásico encuentro entre alguien que necesita algo y "el de siempre", que le ofrece cumplir su deseo, pero, por supuesto, a cambio de algo. Como curiosidad, lo usamos un grupo de amigos del curso para elaborar un guión de cortometraje que acabó en forma de película. En ella Miguel Ángel Jimeno (amante acérrimo de la música que elaboraban los Cuatro de Liverpool, fumador compulsivo de Ducados y hoy todo un profesor universitario con numerosos libros y artículos publicados en su haber y un currículum de vértigo) interpretaba con maestría a un muy atormentado escultor —con bata blanca incluida—, mientras que mi muy admirado Antonio Sánchez-Escalonilla (profesor de Guion Audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos y autor, entre otros de "El príncipe de Tarsis" o "La palabra impronunciable", cuya lectura recomiendo vivamente, porque son tremendamente amenos, amén de ser el director del único cortometraje que pudimos hacer ambos, "Hambre mortal", del que hablaré cuando pueda colgar aquí la película) daba vida a un Señor de la Oscuridad, con el que se lo pasó en grande haciendo un inmenso papel. ¿El director de ese bodrio sin sentido? Un servidor. En fin, aquí tenéis el relato titulado:


Momento en que el violinista Giuseppe Tartini soñó que vendía su esencia al Diablo a cambio de una sonata fuera de lo común (inhumana, vaya). Fue en 1713. Cogido de lucus-conversacionesvarias.blogspot.com.

El Artista y el Diablo
El estudio se encontraba en penumbra. Sólo unas pocas velas esparcían su brillo dorado, formando círculos luminosos que atravesaban la oscuridad y daban de lleno en las estatuas diseminadas por la austera habitación. Sus sombras oscilaban bailando al ritmo impuesto por las diminutas llamas que se agitaban merced a las corrientes de aire. El ambiente, más que pobre, por la escasez de enseres y propiedades, resultaba bohemio acentuado por el desorden indolente que se respiraba. Allí vivía y trabajaba un hombre por completo dedicado al arte; el dinero, en el fondo, no le interesaba y era casi un lastre, una penosa obligación con la que acceder a la alimentación diaria y contar con un local para dar rienda suelta a su insatisfactoria habilidad.
Todo su ser tendía a la consecución de una sola idea: La perfección en el realismo del cuerpo humano.
Se encontraba frente a su última obra. La bata blanca mostraba lamparones de grasa y polvo, pero eso no parecía importarle mucho. Los brazos le colgaban inermes a los lados, y en sus manos sostenía un cincel y un gran mazo de madera. Miraba a la forma pétrea delante de él. Le inundaba la desilusión y la impotencia, aquella estatua se burlaba de su incapacidad artística y el hombre reaccionó por fin.
¡No! —Gritó levantando el mazo por encima de su cabeza—. ¡No es esto!
Descargó el brazo con fuerza para golpear a la escultura repetidas veces, hasta destrozarla casi por completo, haciendo imposible el reconocimiento de su forma primigenia. Luego se calmó quedándose quieto. Se alejó del desastre que había causado, caminando con lentitud, hasta llegar a la altura de una mesa baja de madera donde dejó caer ruidosamente los instrumentos para esculpir. Se sentó en una silla contemplando sus demás obras. Todas estaban cubiertas con sábanas.
"Eso espensó—, no sois más que meros fantasmas de los que quiero hacer; reflejos pálidos y mortecinos de lo que me arde en la cabeza".
Dio un potente golpe sobre la mesa que hizo vacilar peligrosamente la vela y levantó en vilo, por unos instantes, los demás enseres repartidos por la superficie. Luego hizo un gesto de resignación con los hombros.
—La perfección. ¡Ja!... ¡Imposible! —Durante algunos segundos mantuvo fija la mirada en un punto del espacio hasta que la desesperación acabó por hundirle. Apoyó los brazos sobre la mesa y escondió la cabeza entre ellos negando en silencio.
Al otro lado de la estancia se escuchaba un ruido curioso y cadencioso. Al principio no le hizo caso, pero cuando el compás se intensificó, haciéndose más rápido, tuvo que mirar para descubrir la causa del sonido. Sus ojos se agrandaron con espanto y multitud de gotitas frías le perlaron la frente.
Sudaba de miedo.
Había visto cómo la representación del brazo de la escultura aniquilada se movía oscilando sobre un punto de equilibrio. La danza de aquel miembro de piedra se hizo frenético, cada vez más acelerada, hasta que estalló silenciosamente en pedazos que salieron disparados en todas direcciones y no se escuchó nada más que el respirar agitado del artista.
Una voz procedente del rincón más oscuro de la habitación dijo entonces:
—Bien. Aquí estoy. —El hombre se giró rápidamente y contempló a una persona que se adentraba con pasos lentos en el intimismo del círculo de luz.
Sensacional escultura de Kevin Francis Gray.
Era alto y fibroso, vestía con ropas negras y elegantes. Se cubría con una gran capa y guantes de color claro. En su pelo, largo y peinado hacia atrás, cuatro mechones blancos destacaban sobre el negro azabache del resto del cabello: dos de ellos le nacían de la base de las sienes y circundaban la cabeza por sus flancos; los otros dos se proyectaban simétricamente a ambos lados de la crisma e iban a morir en la coronilla. La nariz era delgada y algo aguileña y por debajo asomaba y arreglado bigote que no impedía la visión de unos labios pálidos y muy finos. Sus ojos verdes claro brillaban con malicia y su voz sonó dulce y agradable en los oídos del artista.
Éste enseguida supo quién era su huésped.
—¡Tú! —Dijo horrorizado—. ¿Por qué?
El Príncipe de las Tinieblas chisteó con la boca e hizo un gesto excesivamente teatral, como indicando indignación, ofensa y enfado.
—¡Vamos hombre! ¿Es que acaso no me has llamado? Es una desconsideración por tu parte darme primero el aviso con tanta urgencia para después querer dejarme en la estacada —señaló mientras se despojaba de la capa y tomaba asiento frente al escultor. Satanás aguardó paciente la respuesta, aunque ya la conocía de antemano.
—Pero si yo no he dicho nada, ¡no pronuncié palabra! ¡Y mucho menos con ningún tipo de urgencia! —Chilló con histeria el artista llevándose las manos al pecho.
El intruso levantó una ceja apoyando un codo en la mesa. Luego se dirigió al hombre como quien habla con un chiquillo.
—¡Oh! Sabes bien, muy bien, que me refiero a una llamada interior —su largo y huesudo dedo índice se disparó hacia adelante—. Sin voces, sin palabras. Sólo pensamiento, y muy fuerte, he de añadir. Dentro de ti ya no hay nadie más que yo. Tú mismo te has apartado para dejarme hueco... Estás dulcemente desesperado —terminó susurrando.
El escultor había ido negando cada palabra pronunciada por el otro. Se notaba desarmado e indefenso, derrotado en cierto modo. Lo que el Príncipe de la Mentira había dicho era verdad, porque había pedido ayuda, pero no se había dirigido a nadie en concreto. Satanás vio sus gestos y le dijo:
—¡Venga, venga! ¡Vamos! Sé sincero —y al decir esto sus ojos rieron irónicos—, al menos contigo mismo.
Aquello fastidió bastante al escultor. Le irritaba dialogar con alguien facultado para leer en su mente. Sus palabras, acompañadas de aspavientos impulsivos, sonaron lejanas ara él. Como si fuera otra persona quien las pronunciara.
—Yo no sé nada —balbuceó—. Yo... Yo sólo siento. ¡Soy artista!
Satanás se echó hacia atrás en su asiento y expulsó el aire con un bufido.
—¿Y yo no? Comprendo perfectamente lo que sientes.
—¿Tú? —Preguntó asombrado el modelista.
El Maestro del Engaño acercó su cara a la del hombre y bajó la voz hasta que al pronunciar las palabras sonaron como el susurro de una serpiente venenosa.
—Síiiii. No basta con poner todo de su parte para conseguir eso que quieres... Eso que te quema febrilmente en tu interior y te marca el alma —el artista frunció el ceño—. Hace falta en múltiples ocasiones cierta ayuda sobrenatural...
El tallista alejó con repugnancia el rostro. Ahora tenía la oportunidad que tanto había ansiado a lo largo de toda la conversación, y atacó:
—Sí. Pero para eso está Él...
—¡Estoy yo! —Le atajó el Gran Diablo golpeando bruscamente la mesa y levantándose de repente a velocidad del pensamiento. Su voz sonaba atronadora—. ¡Yo, y basta! Soy el único que te puede echar una mano... —La voz volvió a endulzarse, aunque se adivinaba un ligero tono de resentimiento—. No eres nada tonto; no, no lo eres.
El hombre se había encogido con pánico cuando estalló la violencia del ángel. Todavía temblando le vio levantar una pierna y apoyarla sobre la mesa. Al posar el pie, gran cantidad de motas d polvo se habían alzado para caer después en una suave y lenta danza sobre el brillante zapato de Satanás. Éste, sin mostrar mucha preocupación por ello, extendió el brazo hacia la oscuridad y, al retirarlo, apareció en su mano un delicado pañuelo negro con el que se dispuso a limpiar el calzado. El Ángel Caído contempló un momento al artista y luego se rió suavemente.
Detalle de "El Jardín de las Delicias", de
El Bosco. Cogido de pladelafont.blogspot.com.es
—Tienes miedo de perder tu alma —dijo—. ¿No es eso? Crees que es lo que busco, ¿verdad?
Al ver que no obtenía respuesta volvió a reírse con una sonora carcajada. Retiró el pie de la mesa y sacó del interior de su chaleco color gris perla una bien labrada pitillera de plata. Con mucha calma extrajo un pitillo liado y le dio unos golpecitos contra la petaca. Luego se inclinó hacia la vela y lo prendió. El humo se elevó espeso y pesado haciendo toser al tallista.
—Bueno. ¿Qué me dices? —Preguntó el Demonio Abatido.
—La verdad —respondió con un hilo de voz—, el ejemplo de Fausto...
Satanás volvió a cortarle en seco y habló con animación mientras se paseaba por la habitación.
—Fausto, Ambrosio, Melmoth, Keawe, Teófilo, Grandier, y tú mismo, Orencio Domenico Brahmstein ¡cualquiera! No hay nadie en este mundo que no pretenda algo en la vida. ¡Amigo mío! El arte es nuestro nexo de unión y si ambos estamos ligados es por nuestra virtuosa esencia artística. Somos creadores, tú lo has dicho antes; los dos sentimos de igual modo —abrió los brazos para abarcar toda la habitación—. Los artistas pretendemos, necesitamos, llegar a la realidad en piedra, en pintura, en palabras. Yo también cultivo mi propio talento, igualmente trabajo con mi propio material, tengo mis métodos particulares... Diferentes, ¡claro! Pero sublimes, al fin y al cabo.
El hombre caso no le escuchaba, aunque las palabras pronunciadas y arrastradas hasta sus oídos quedaban grabadas en su espíritu más recóndito, como si estuvieran hechas de hierro al rojo vivo. Dolían. Abrasaban. Tentaban.
—Pero mi alma... —La voz le temblaba en la garganta y tuvo que tragar saliva para continuar—. Sí, tengo miedo.
Satanás gesticuló como restando importancia al asunto.
—Tu alma no tiene nada que temer. Verás, te pertenece, es tuya por completo... Por ahora, eso sí. —Se detuvo al contemplar la cara del escultor y se apresuró a aclarar sus palabras—. ¡No! No quiero decir que te esté engañando. Cada alma tiene un destino y yo no soy libre ni tengo capacidad para poder variarlo; tengo las manos bien atadas para ciertos temas.
La Antigua Luz se calló un momento sopesando al hombre.
—Bien —dijo al fin—. ¿Quieres mi ayuda?
El escultor respondió ansiosamente.
—No sé, no sé... No estoy seguro. Prométeme que no me estás engañando. Porque no entiendo lo que ganas tú en este negocio.
—¡Hummm! Desde luego no busco lo que tú temes perder. Mis ganancias son problema mío y de Dios —respondió el Diablo de Múltiples Nombres—. A ti te bastará con conseguir lo que quieres, y lo que es mejor: saberlo luego. Darte cuenta de que lo has conseguido.
—¡Prométemelo! —Insistió el aterrado humano.
—¡Por descontado!
Se produjo un corto silencio que pareció prolongarse una efímera eternidad y cuando el escultor volvió a hablar, notó en la cabeza como si el cerebro le flotara en el seno del cráneo; un ligero zumbido le impidió escuchar su respuesta:
—De acuerdo... Tú ganas. Acepto.
Satanás rió con ganas. El triunfo se reflejaba en su voz:
—Sea.
-------------------------- 

La sala del museo estaba inundada de luz. Allí se habían reunido las obras más geniales de todos los tiempos. De continuo, una riada de curiosos y entendidos cruzaban sus puertas para pasar el rato, los primeros, o intentar alcanzar esa experiencia estética que les llevaría al séptimo cielo, a los menos. l museo tenía dos partes: una dedicada a la pintura y otra donde se exponía todo tipo de esculturas. En ésta última, en la zona más iluminada y preeminente, se podía observar la estatua en mármol de un hombre sedente. Sus rasgos, claramente angustiados, semejaban en extremo a los del escultor y reflejaban una exactitud y un realismo del todo increíbles hasta en el más mínimo detalle.
Parecía tener vida y muchos eran los que debían alargar la mano y tocar la fría piedra para convencerse de que no era de carne y hueso. La imagen se encontraba en una silla, parte de la escultura también, y se sostenía sobre una mesa de pequeña alzada cubierta de velas y utensilios para esculpir. En la parte inferior de la obra aparecía un cartel que rezaba: "El artista".
Frente a la estatua se encontraba una pareja. Los dos estaban entrados en años, aunque mostraban una vitalidad envidiable.. La señora se dirigió a su marido.
 —Francamente magnífica.
—Fíjate en los detalles —dijo éste en respuesta—. ¡Es increíble!
La señora pareció buscar algo en un papel que guardaba en las manos. Al cabo de un instante comentó desconcertada:
—Aquí pone que su autor es desconocido —le pasó la guía a su acompañante, quien la examinó atentamente.
—¿Desconocido? —Exclamó— ¡Vaya! Pues habría que averiguar a quién pertenece y hacerle a él mismo una estatua.
Miró un poco más atentamente la obra.
—Desconocido, es curioso.
—¿Verdad que sí? —Sentenció una voz a sus espaldas. Ambos se volvieron con sorpresa—. Dicen que el autor de esta obra desapareció justo después de terminarla. ¿Qué me dicen a eso?
Los señores se movieron incómodos. Aquella persona les ponía nerviosos sin saber por qué exactamente. Quizá por el aire gélido que le envolvía y que contagiaba todo lo que se hallaba en sus proximidades. El anciano contestó como pudo.
—Bueno. Parece que se hace tarde —se llevó la mano al sombrero—. Mucho gusto, caballero —luego le ofreció el brazo a su mujer—. ¿Querida?
la mujer se lo tomó y los dos se fueron cuchicheando entre ellos. Satanás les observó divertido cómo se marchaban, luego se volvió lentamente hacia la estatua. Le miró fijamente a los ojos y acercó su boca a la oreja de piedra.
—¡Estúpido! Todo está atado y bien atado. Tan densamente sellado que es imposible desliarlo —dijo en un susurro y soltó una carcajada profunda como sus pupilas, haciendo que varias miradas de desaprobación le siguieran hasta la salida.
Nadie se fijó en un hecho maravilloso: por el rostro de la estatua corría una silenciosa lágrima.

Imagen de la obra "Fucking Hell", de los hermanos británicos Jake y Dinos Chapman. Cogida de cookingideas.es.

Quiero dejar aquí una increíble versión del "Devil's dream", tema que ya ha salido en otra entrada (http://jmjcollantes.blogspot.com.es/2013/05/ultima-entrega-de-deliciosamente-humano.html). En esta ocasión, el maestro violinista Jean Carignan le aporta ese aire verdaderamente diabólico, en el que los dedos apenas se perciben sobre las cuerdas por la velocidad que llevan. De hecho es la mejor forma de tocarlo, como si vinieras del Más Allá... Aunque prefiero la cadencia que le confiere mi gran amigo el maestro violinista Pedro Burzaco, quien comienza de forma suave, sin prisas y saboreando cada nota como si ésta le pesara toneladas sobre el hombro, hasta acabar frenético casi contorsionado en el suelo, ligero como un alma, ágil como un elfo en celo. En fin.


No entendería que en esta entrada no apareciera "Simpathy for the Devil", de los Rolling Stones, por razones lógicas y que no merece la pena explicar. Un temita que no cansa si vas leyendo la letra y su peligroso sentido. Ahí va eso.


La letra y traducción:
Simpathy for the Devil (Simpatía por el Diablo)

Please allow me to introduce myself (Por favor, concededme la venia de presentarme)
I'm a man of wealth and taste  (Soy un hombre con gusto y riqueza)
I've been around for a long, long year (he estado rondando por aquí durante muchos, muchos años)
Stole many a man's soul and faith (Robé muchas almas y la fe de los hombres)

I was 'round when Jesus Christ (Estuve allí cuando Jesucristo)
Had his moment of doubt and pain (tuvo su momento de duda y sufrimiento)
Made damn sure that Pilate (forzando por cojones que Pilato)
Washed his hands a’ sealed his fate (se lavara las manos y sellara su destino)

Pleased to meet you (Encantado de conocerte)
Hope you guess my name (espero que adivines mi nombre)
But what's puzzling you (pero lo que te está desconcertando)
Is the nature of my game (es la naturaleza de mi juego)

I stuck around St. Petersburg (Me encontraba en San Petersburgo)
When I saw it was a time for a change (cuando vi que era el momento de un cambio)
Killed the Czar and his ministers (Asesinados el zar y sus ministros)
Anastasia screamed in vain (Anastasia chilló en vano)

I rode a tank (Guié un tanque)
Held a general's rank (logré el grado de general)
When the Blitzkrieg raged (cuando se lanzó la Guerra Relámpago)
And the bodies stank (y los cuerpos apestaban)

Pleased to meet you (Encantado de conocerte)
Hope you guess my name, oh yeah (Espero que adivines mi nombre, ¡oh, sí!)
Ah, what's puzzling you (¡Ah! Lo que te está desconcertando)
Is the nature of my game, ah yeah (es la naturaleza de mi juego, ¡ah, sí!)

I watched with glee (Contemplé con gozo)
While your kings and queens (el modo en que vuestros reyes y reinas)
Fought for ten decades (combatieron durante diez décadas)
For the god they made (por el dios que ellos se habían hecho)

I shouted out, (Lo dije a gritos)
"Who killed the Kennedy's?" (¿Quién mató a los Kennedy?)
When after all (Cuando, después de todo,)
It was you and me (fuimos tú y yo)

Let me please introduce myself (Dejadme, por favor, que me presente)
I'm a man of wealth and taste (Soy un hombre con gusto y riqueza)
And I laid traps for troubadours (y tendí cepos para trovadores)
Who get killed before they reached Bombay (que fueron asesinados antes de que pudieran alcanzar Bombay)

Pleased to meet you (Encantado de conocerte)
Hope you guessed my name, oh yeah (Espero que hayas adivinado mi nombre, ¡oh, sí!)
But what's puzzling you (pero lo que te está desconcertando)
Is the nature of my game, ahhh yeah, get down, baby (es la naturaleza de mi juego, ¡aaah, sí!, abajo, nena)

(2:54) woo
(3:03) woooah

Pleased to meet you (Encantado de conocerte)
Hope you guess my name, oh yeah (Espero que adivines mi nombre, ¡oh, sí!)
But what's confusing you (Pero lo que te está confundiendo)
Is just the nature of my game mmm yeah (Es sólo la naturaleza de mi juego, ¡mmmm, sí!)
Just as every cop is a criminal (Tanto como que cada poli es un asesino)
And all the sinners saints (y que todos los pecadores, santos)
As heads is tails (como que los primeros serán los últimos)
Just call me Lucifer (Tan sólo llámame Lucifer)
'Cause I'm in need of some restraint (Porque estoy necesitado de algo de templanza)

So if you meet me (Y si me llegas a conocer)
Have some courtesy (ten algo de cortesía)
Have some sympathy, have some taste (sé un poco simpático, ten algo de gusto)
Use all your well-learned politesse (utiliza toda tu bien aprendida buena educación)
Or I'll lay your soul to waste, mmm yeah (o enviaré tu alma a que se consuma, ¡mmm, sí!)

Pleased to meet you (Encantado de conocerte)
Hope you guess my name, mmm yeah  (Espero que adivines mi nombre, ¡mmm, sí!)
But what's puzzling you (pero lo que te está desconcertando)
Is the nature of my game, mmm mean it, get down (es la naturaleza de mi juego, ¡mmm! significa, abajo)

(4:43) Woo, who
ah yeah, get on down (¡Ah, sí! Sube y baja)
Oh yeah (¡Oh, sí!)
(4:52) bum bum ba ba ba do a, bum bum ba ba ba do a
(5:06) yea Ahh yeah! (¡Síiii, sí!)

Tell me baby, what's my name (Dime, nena, cuál es mi nombre)
Tell me honey, a can ya guess my name (Dime, dulzura, seguro que adivinas mi nombre)
Tell me baby, what's my name (Dime, nena, cuál es mi nombre)
I tell you one time, you're to blame (Te lo digo una vez, tú eres el culpable)

Oh, who (¡Oh, quién!)
woo, woo
Woo, who alright (¡Wu! quién está bien)
(5:35) oo, oo oo
Woo, who, who (¡Wu! quién, quién)
Woo, who, who (¡Wu! quién, quién)
Oh, yeah (¡Oh, sí!)
Woo, who, who (¡Wu! quién, quién)
Woo, who, who (¡Wu! quién, quién)
Oh, yeah (¡Oh, sí!)

Well, what's my name (Bueno, cuál es mi nombre)
Tell me, baby, a what's my name (Dime, nena, y cuál es mi nombre)
Tell me, sweetie, a what's my name (Dime, dulcecito, y cuál es mi nombre)

oo, who, who  (¡Uh! quién, quién)
oo, who, who (¡Uh! quién, quién)
oo, who, who (¡Uh! quién, quién)
oo, who, who (¡Uh! quién, quién)

oo, who, who (¡Uh! quién, quién)
oo, who, who (¡Uh! quién, quién)
oo, who, who (¡Uh! quién, quién)
Ahhhhh, yeah (¡Aaaaah, sí!)

Woo woo


Y como la imprudencia lleva a la soledad, un temita de mi añada (1966) que siempre me llamó la atención: "No milk today", de los Herman's Hermits. Me encanta. ¡Oh, sí, claro! Habla de la soledad.


La letra y su castellanización:
No milk Today (Hoy no hay leche)

No milk today, my love has gone away (Hoy no hay leche, mi amor se ha ido)
The bottle stands forlorn, a symbol of the dawn (la botella permanece abandonada, un símbolo del amanecer)
No milk today, it seems a common sight (No hay leche hoy, parece que va a ser lo normal)
But people passing by don't know the reason why (pero la gente pasa de esto, no sé el motivo de ello)
How could they know just what this message means? (¿Cómo van a saber siquiera lo que significa ese mensaje?)
The end of my hopes, the end of all my dreams (el final de mis esperanzas, el final de todos mis sueños)
How could they know the palace there had been (Cómo podían saber del palacio que aquí hubo)
Behind the door where my love reigned as queen (detrás de la puerta, donde mi amor reinaba como una reina)
No milk today, it wasn't always so (Hoy no hay leche, no fue siempre así)
The company was gay, we'd turn night into day (La empresa era alegre, convertíamos la noche en día)
But all that's left is a place dark and lonely (pero de todo aquello sólo queda un lugar oscuro y solitario)
A terraced house in a mean street back of town (una casa con terraza en un miserable callejón de ciudad)
Becomes a shrine when I think of you only (se convierte en un santuario cuando pienso en ti sólo)
Just two up two down (Únicamente dos arriba, dos abajo)
No milk today, it wasn't always so (Hoy no hay leche, no siempre fue así)
The company was gay, we'd turn night into day (La empresa era alegre, convertíamos la noche en día)
As music played the faster did we dance (y bailábamos tan rápido como sonaba la música)
We felt it both at once, the start of our romance (lo sentimos ambos a la vez, el inicio de nuestro romance)
How could they know just what this message means? (¿Cómo van a saber siquiera lo que significa ese mensaje?)
The end of my hopes, the end of all my dreams (el final de mis esperanzas, el final de todos mis sueños)
How could they know a palace there had been  (Cómo podían saber del palacio que aquí hubo)
Behind the door where my love reigned as queen (Cómo podían saber del palacio que aquí hubo)
No milk today, my love has gone away (Hoy no hay leche, mi amor se ha ido)
The bottle stands forlorn, a symbol of the dawn  (la botella permanece abandonada, un símbolo del amanecer)
But all that's left is a place dark and lonely (pero de todo aquello sólo queda un lugar oscuro y solitario)
A terraced house in a mean street back of town  (una casa con terraza en un miserable callejón de ciudad)
Becomes a shrine when I think of you only  (se convierte en un santuario cuando pienso en ti sólo)
Just two up two down (Únicamente dos arriba, dos abajo)
No milk today, my love has gone away (Hoy no hay leche, mi amor se ha ido)
The bottle stands forlorn, a symbol of the dawn  (la botella permanece abandonada, un símbolo del amanecer)
No milk today, it seems a common sight (No hay leche hoy, parece que va a ser lo normal)
But people passing by don't know the reason why  (pero la gente pasa de esto, no sé el motivo de ello)
How could they know just what this message means?  (¿Cómo van a saber siquiera lo que significa ese mensaje?)
The end of my hopes, the end of all my dreams (el final de mis esperanzas, el final de todos mis sueños)
How could they know a palace there had been (Cómo podían saber del palacio que aquí hubo)
Behind the door where my love reigned as queen  (detrás de la puerta, donde mi amor reinaba como una reina)
No milk today, it wasn't always so (Hoy no hay leche, no siempre fue así)
The company was gay, we'd turn night into day  (La empresa era alegre, convertíamos la noche en día)
But all that's left is a place dark and lonely (pero de todo aquello sólo queda un lugar oscuro y solitario)
A terraced house in a mean street back of town (una casa con terraza en un miserable callejón de ciudad)
Oh, all that's left is a place dark and lonely (¡Oh!, de todo aquello sólo queda un lugar oscuro y solitario)
A terraced house in a mean street back of town (una casa con terraza en un miserable callejón de ciudad)
Oh, all that's left is a place dark and lonely (¡Oh!, de todo aquello sólo queda un lugar oscuro y solitario)
A terraced house in a mean street back of town (una casa con terraza en un miserable callejón de ciudad)

viernes, 14 de febrero de 2014

La segunda de los bancos (y los parásitos humanos)

El ENORME Forges como siempre dando en el clavo. De albox.mforos.com.
Lo de los bancos raya ya en lo chabacano (en este caso, más en el sentido de puerilmente rastrero y arrastradamente bajo que de común y ordinario).
Estas entidades de claros ánimo e interés vampíricos no sólo le sorben la sabia vital al país (a cualquier país) sin seguir abriendo el grifo para que la economía (ya sabéis, la micro; la real, la de a pie de calle) vuelva a movilizarse, sino que en los últimos tiempos se están aprovechando todavía más de los pobres ilusos que llaman a sus puertas para quedarse con sus almas, sus vidas, su hacienda, su libertad y sus propias entidades.
Este caso me lo notificaron unos amigos míos, ya que lo han sufrido en sus carnes al menos en cinco ocasiones. Parece que estas entidades financieras con muchísimo ánimo de lucro están al acecho y aguardan con una paciencia infinita (casi increíblemente divina, pero extremadamente inhumana) para exprimir todo lo que huela a social con unos muy racionales y encallecidos dedos de acero hiriente y sin amor propio.
El caso es que esta pareja está intentando vender un piso, porque la vida se está poniendo realmente difícil para continuar con una normalidad ya pasada y antigua y que más vale que dejemos en olvido para acostumbrarnos a lo nuevo, aunque éste huela y sepa a polvo de cementerio. Es una buena casa, de ésas que cuando entras piensas y te dices que puedes convertirla en un hogar a tu gusto, así que han sido varias las ocasiones que el visitante prácticamente ha cerrado un preacuerdo de compra con ellos y se ha encaminado hacia su banco para conseguir un crédito (de ésos que estas entidades vacías de humanidad afirman que han empezado a liberar sin hacerlo).
Y es fácil imaginarse la escena que ha seguido en esas cinco ocasiones:

Cliente feliz: Buenaaas. Vengo a ver si me financian una pequeña ayuda para adquirir una casa. Ya sabéis que tengo una nómina fija desde hace años y que soy solvente.
Banco desalmado: No nos cabe la menor duda y nos consta que es un cliente ejemplar, de los que tanto nos gusta retener de cualquier modo y manera, por lo que seguramente, y como mínimo, nos acabaremos pensando esa posibilidad. Pero, si no es mucha indiscreción... ¿De qué cantidad estamos hablando?
Cliente aún feliz: Bueno, he pensado que quizá con unos 200.000 euros me apañe...
Banco podrido: ¡Mmmmm! ¿Y en qué zona está ese piso?
Cliente algo amoscado: Está relativamente cerca de aquí, a cinco minutos mirando al río.
Banco deshumanizado: ¡Qué casualidad! Por esa misma zona estamos intentando desembarazarnos (perdón, quise decir facilitar) de uno que tenemos en nuestro haber. ¿Ha dicho que son 80 metros? Sí, sí muy parecido.
Cliente boquiabierto: Estupendo, sí, pero ¿qué hay de ese crédito?
Banco ávido: Ningún problema, se lo podríamos dar de forma inmediata, sólo que...
Cliente ingenuo: Usted dirá.
Banco viciado: Pues que estaría supeditado a que nos comprara NUESTRO piso, en lugar del que acaba de ver y que tanto le ha gustado (gran sonrisa sin mostrar los dientes de tiburón que se esconden bajo los labios sellados con la prudencia que da ser un experimentado demonio).
Cliente indignado: O sea, que sólo me dan el dinero si me lo vuelvo a gastar en ustedes, ¿no es eso?
Banco irónico: ¡Hombre! Es que dicho así...
Cliente perturbado: ¿Y cómo lo voy a decir, si no?
Banco falso: Pues suena mucho mejor diciendo que tiene usted una gran oportunidad de adquirir una vivienda en excelente estado, gracias a la generosidad de esta impoluta entidad.
Cliente a punto de dejar de serlo: Es que ya he dado mi palabra. Si me pueden dar un crédito para su piso, no entiendo la razón de que me lo vayan a denegar para otro, cuando la garantía, que soy yo, sigue siendo la misma.
Banco tentador: ¡Vaya! Quizá es que no nos hayamos explicado bien. ¿Le he comentado que nuestro piso le saldría por unos 20.000 euros menos que el que acaba de ver? Pero, evidentemente, el préstamo puede llegar a los 20.000... Bueno, ¿se imagina lo que puede hacer con todo ese dinero sobrante?
Cliente vencido: Amueblarlo a mi gusto, música cuadrafónica, televisión plana de plasma con sonido envolvente, el último ordenador del mercado, una tablet, un smartphone...
Banco asombrado de lo fácil que ha sido todo: Claro, claro. ¿Estaría, quizá, interesado en verlo?
Cliente del todo faustizado: Sí, bueno, vale... Pero, ¿dónde hay que firmar?

Insisto. En cinco ocasiones han tenido que pasar la pareja aludida por esto, mientras que los bancos, a modo de gordas, ominosas e inmensas arañas, lo único que tienen que hacer es esperar a que lleguen hasta sus bien dispuestas telas los imprudentes compradores de viviendas, que no sólo les comunican de forma inocente sus intenciones de hasta dónde están dispuestos a gastar, sino que les sirven de excelentes purgantes para la cantidad de pisos que estas entidades están acumulando en sus manos en tiempos de crisis.
Una práctica que no es ilegal, pero sí de hijoputa (y no he querido utilizar el término inmoral, porque para aludir a esas entidades me parece excesivamente leve y ñoño casi infantil, cuando la realidad es desagradablemente injusta), y que demuestra en manos de quién está TODA la Sociedad, desde los ciudadanos de a pie, hasta los partidos políticos (bien pillados por sus [in]nobles partes), pasando por las iglesias, la cultura, el ocio, la inteligencia, la salud, los contactos internos y externos, las infraestructuras, la naturaleza, el mar, las entrañas de la Tierra, la atmósfera y el límite justo más allá de Marte (porque el Voyager desconozco ahora a qué altura del Universo se encuentra, si es que se puede medir en puntos). De hecho, controlarán, segurísimo, incluso el primer contacto real y perdurable con vida extraterrestre, porque, al fin y al cabo, hasta eso que supondrá un cambio radical en la forma de vivir y de pensar de la Humanidad, también puede traducirse a mero dinero.
Mi consejo sigue siendo el que quedó plasmado en mi primera entrada de este blog, que es por completo vuestro:
http://jmjcollantes.blogspot.com.es/2011/04/un-consejo-de-oro.html, 
Por cierto, que la última de una entidad concreta de Córdoba (a la que me niego a nombrar, porque no se merece que le hagan publicidad ni aún atacándola) no tiene desperdicio: ¡Desde hace unos meses le cobran un euro a los clientes cada vez que vayan a hacer un ingreso en su cuenta! ¡Toma ya! Tienes que pagar unos supuestos gastos de... ¿Gestión? ¿Mantenimiento? ¡Sabe Dios qué! Por meter dinero en SUS arcas a través de una cuenta que es tuya. I-N-C-O-N-C-E-B-I-B-L-E.
En fin, otro día seguiremos hablando de nuestros amiguitos los bancos, ¿sí? Pues vale.

Banco a punto de "abrazar" a una "feliz" cliente. Cogido amablemente del divertido blog dbimaginarte.blogspot.com .
Las cosas siguen penosas y los bancos continúan actuando en un mundo diferente del que se vive a ras de suelo. De seguir así, va a ocurrir lo que da a entender este tema de The Jam, "Town called Malice", en los que la crisis (de entonces, 1982, que fue acrecentada aún más por las políticas económicas de corte conservador de Margarita Thatcher, maestra y espejo de Ángela Merkel) ha convertido en pueblos fantasma a muchos municipios, en especial los de la minería del carbón, que vivieron tiempos gloriosos...


La letra y su traducción (que esta vez he cogido directamente de un blog, http://dontmatterwhat.wordpress.com/2011/07/23/and-stop-apologising-for-the-things-you-have-never-done/,):

Town called Malice (Una ciudad llamada Maldad)

Better Stop dreaming of the quiet life cos it's the one we'll never know (Mejor deja de soñar con una vida tranquila, porque es la única que nunca llegaremos a conocer)
And quit running for that runaway bus cos those rosey days are few (Y deja de correr tras ese autobús que se escapa, porque los buenos días son escasos)
And stop apologising for the things you never done (Y deja de pedir perdón por las cosas que nunca hiciste)
‘Cos time is short and life is cruel (Porque apenas tenemos tiempo y la vida es cruel)
but it's up to us to change this town called malice. (pero depende de nosotros cambiar esta ciudad llamado Maldad.)
Rows and rows of disused milkfloats stand dying in the dairy yard (Filas y filas de lecheros abandonados que morirán en el patio de la lechería)
And a hundred lonely housewives clutch empty milk bottles to their hearts (Y cien solitarias amas de casa que aprietan las botellas de leche vacías contra sus pechos)
Hanging out their old love letters on the line to dry (Colgando sus viejas cartas de amor en los tendederos de la ropa)
It's enough to make you stop believing when tears come fast and furious (Es suficiente como para que dejes de creer cuando las lágrimas salen rápidas y furiosas)
In a town called malice - Yeah-ea-eah! (En una ciudad llamada Maldad. ¡Sí!)
Ba-Ba, Ba-Ba, Ba-da-Ba, Ba-Ba, Ba-Da--Ba! Whoah!
Ba-Ba, Ba-Ba, Ba-da-Ba, Ba-Ba, Ba-Da--Ba!
Struggle after struggle, year after year (Lucha tras lucha, año tras año)
The atmosphere's a fine blend of ice (El ambiente es una mezcla de hielo de primera calidad)
I'm almost stone cold dead in a town called malice (Prácticamente estoy muerto, frío como el hielo, en una ciudad llamada Maldad)
Oo-ooh! Yeah! (¡Oh, sí!)
A whole street’s belief in Sunday's roast beef (Una calle entera tiene fe en el roast beef del domingo)
Gets stashed against the Co-Op (Y maldicen a la cooperativa)
To either cut down on beer or the kids new gear (Lo mismo por hacer recortes sobre la cerveza como por los nuevos bártulos de los niños)
It's a big decision in a town called malice (Es una gran decisión en una ciudad llamada Maldad)
Oo-ooh! Yeah! (¡Oh, sí!)
The ghost of a steam train echoes down my track (El fantasma de un tren de vapor resuena tras mi pista)
It’s at the moment bound for nowhere just going round and round,Ohh (De momento, no hay límites en ninguna parte, sólo ir de aquí para allá, ¡Ooh!)
Playground kids and creaking swings, lost laughter in the breeze (Juegos de patio infantiles y chirridos de balancines, risas perdidas en la brisa)
I could go on for hours and I probably will but, (Podría seguir durante horas y horas, y probablemente lo haga pero)
I'd sooner put some joy back into this town called malice. (muy pronto traeré algo de alegría a esta ciudada llamada Maldad)
Yeah-ea-eah! (¡Siiiiii!)
Ba ba ba ba Bada BAA 
Bada badaba ba ooh
Ba ba ba ba Bada BAA
Bada badaba ba 

It’s a Town called malice - Yeah-ea-eah! (Es una ciudad llamada Maldad, ¡siiiii!)
Whoooh!
It’s a Town called malice – Whoooh-Yeah! (Es una ciudad llamada Maldad, ¡oh, siiiii!)

sábado, 1 de febrero de 2014

Mod-ernistas imbuidos en el cómic (I)

"Pop-Pow", de Suzanne Barber, imagen captada de fineartamerica.com.

No podía ser de otro modo. Si hay dos mundos que me apasionan —que los hay— era imposible no buscar un nexo común de unión. Y, evidentemente, lo encontré. No voy a descubrir América a estas alturas y, de hecho, en numerosos foros de Internet (en algunos de los cuales llegué a colaborar activamente, y con gusto) se ha tocado este tema en abundancia, con lo que en muchos casos me van a facilitar las cosas, ya que la recopilación está prácticamente hecha (esos foros serán convenientemente nombrados aquí, que lo último que me gusta es quedarme con el mérito de nadie, y son el de Hipocondria Mods y http://www.themodgeneration.co.uk/2010/01/mods-in-comics.html). No obstante, han salido algunas novedades en los últimos años que habrá que reseñar en esta entrada.
¿Que a qué me refiero? ¡Ah, sí! ¡Claro! Perdón. Estoy hablando del Noveno Arte con mayúsculas, el Cómic, y de esa singular, tierna, efervescente y celosamente absorbente forma de vida que supone el Mod-ernismo en sus múltiples facetas.
Creo —estoy convencido— que una buena fórmula de acercar el Cómic a la Sociedad, y que la mayoría de ésta deje de seguir considerando a esta genial y maravillosa expresión artística como una vulgar subcultura, más propia de mentalistas freakies (visión interiorizada) que de sesudos intelectuales (fachada exterior), o, como mucho, la capa de celofán que envuelve a la cultura popular (o la que algunos aneuronales suelen escribir en minúscula), es plantear temáticas concretas e ir descubriendo qué obras han ido tratándolas y de qué manera. Una cuestión que, en la medida que mis deplorables neuronas, escasos medios materiales y paupérrimos conocimientos me permitan, iré mostrando en este vuestro excelente blog (no por la calidad de su contenido, evidentemente, sino por la de sus seguidores, claro está).

Portada de TBO con la imagen estereotipada del ye-yé de turno dibujado por Coll.
En fin, el Mod-ernismo ha sido fuente de inspiración constante para la Moda, el Cine, la Literatura, el comercio, los estudios sociales, la idea del fin de semana y, por supuesto, el Cómic (concepto en el que integro —por ser yo el que elaboro este trabajo y me arrogo, por tanto, ese derecho, quizá más subjetivo que objetivo— también a las llamadas Novelas Gráficas e, incluso, a algunas versiones de lo que se dio en llamar antiguamente Tebeos; no en balde el fenómeno Yé-yé también se tocó en títulos emblemáticos y entrañables como TBO, Pulgarcito, Jaimito o Tío Vivo), donde se ha tocado de forma bastante amplia, aunque no siempre tan satisfactoria como uno quisiera. Hay que tener en cuenta, antes que nada, que se trata de una opinión personalizada de éste que escribe y que en modo alguno tiene que considerarse como una generalidad inapelable y/o inamovible, que hay que acatar se quiera o no. Vamos, que para gusto, colores; y nadie tiene por qué coincidir con mi planteamiento.
Además de comics propiamente dichos, también voy a plasmar caricaturas que he ido recopilando de experimentados dibujantes, así como dibujos sueltos o páginas de algunas obras que, sin llegar a plasmar al movimiento Mod-ernista como tal, sí toca algunos de los ídolos y estilos que lo han conformado a lo largo del último medio siglo largo.
No obstante, como hay que incluir imágenes (a gran tamaño para que se aprecien bien), así como temas musicales que acompañen a cada uno de los comics seleccionados (y su correspondiente letra traducida), voy a partir en dos trozos esta entrada. Es una advertencia para los más impcientes, conste.
Sin más demora, empezaremos por todo un clásico que bebe tan directamente de la película de Franc Roddam "Quadrophenia" (1979), que más de uno no ha tenido pelos en la lengua a la hora de hablar de plagio: "The Originals".
Portada del Cómic The Originals.
Una obra que vio la luz en 2004 de mano del genial Dave Gibbons (autor, entre otras, de la inconmensurable "Watchmen") y publicada por Vertigo Comics, en la que términos "Mod" o "Rocker" brillan por su ausencia y a cambio están los "Guarros" y los "Originals" que hacen exactamente lo mismo que los anteriores, solo que en un ambiente medio futurista (con extraños gabanes a modo de parkas "fishtail", cascos en forma de sombreros "porkpie" o unas Scooters flotantes llamadas "Hovers", plagadas de luces y algún que otro espejito, y que son la delicia de cualquier Mod-ernista que se precie) pero que sigue hundiendo en profundidad sus raíces en la Gran Bretaña de principios de los 60' del Siglo XX, lejos, no obstante, de lo que se dio en llamar el Swinging London, porque, al igual que ocurrió con la Movida Madrileña de mediados de los 80', la Escena (The Scene) era otra cosa muy, pero que muy, diferente, aunque muchos pretendan mezclar en cada situación ambas cuestiones (como intentarlo con el agua y el aceite, para que nos entendamos).
¿Se recomienda su lectura? ¡Por supuesto! Y, a ser posible, también que el libro de pasta dura y elegante forme parte de la colección particular de cualquier amante del Cómic y permanezca bien visible en su estantería, porque el dibujo es soberbio, el trazo genial, la ausencia de color insuperable (con una gama de grises que aportan un detalle casi de película) y el trato de los personajes (con sus faces y sus pequeños tickets) y la historia (en la que la música es un protagonista más sonando atronadoramente en clubes especialmente dedicados a los hijos del sibaritismo musical) se han hecho con mimo, amor y cuidado. ¿Lo mejor, en mi opinión? Aunque os parezca una tontería, la última frase citada por el protagonista principal, Lel, porque resume bastante acertadamente la razón por la que alguien como yo ya no puede militar en las filas de lo Mod (aunque sí en la gran y abundante familia Mod-ernista): "Dieciocho putos años. De repente, soy viejo".
Y como siempre pensé cuando lo leí por primera vez: "¡Joder! ¡Yo quiero una Hover!"...
Está editado por Vertigo, y, al menos, cuando yo me lo compré costaba 12 euros.

Originals cabalgando elegantemente a lomos de sus preciosas Hovers...
Creo que sería bueno continuar por otra obra magna (en extensión y también, ¿por qué no?, en complejidad temática): "Deadenders". Su traducción podría ser la de "Perdedores" o "Los que no tienen futuro" o, literalmente, "Los que están en un callejón sin salida". Los creadores de esta auténtica obra de ciencia ficción (que bien podría tener una salida en cine bastante sincera, simpática y razonable) son Ed Brubaker (excelente guionista agraciado con varios premios, entre ellos, el Prims, el Harvey en cinco ocasiones o el Eisner en otras cuatro, de cuya pluma salió una excelente versión en cómic de la película "El hombre que ríe") y Warren Pleece (dibujante británico que suele formar un peligroso tándem con su hermanito Gary). La obra es de DC Comics, y cuando la conocí y la fui adquiriendo en mi tienda habitual de comics me llevé la ingrata sorpresa de que se había cortado de golpe y porrazo (algo similar a lo que ha ocurrido con la genial, única y excelente "La Edad de Bronce", de Eric Shanower, de la que todavía espero que algún alma caritativa la recupere y la lleve de la mano hasta el final de la historia, que no es otro que la caída de Troya a manos de los aqueos). Así que tuve que esperar a que en 2010 Vertigo Voice la reeditara en un grueso volumen de pastas duras, pero con la historia completa, pagando, evidentemente, un alto precio por ello: 34 euros (los números sueltos los tengo apartados como anécdotas que un día dejaré de contar con ellas).
Una de las portadas del cómic Deadenders
con la parka de protagonista.
Según se apunta en la web http://www.zonanegativa.com/?p=22803, "Deadenders" llega a España en Mayo de 2004 editada por Norma Editorial y, al contrario de lo que ocurrió en Estados Unidos, donde las bajas ventas provocó un frenazo en su edición, aquí pareció ser del gusto del lector hispano y, aún a sabiendas de que se trataba de una colección que se cortaba de forma tajante, los de la casa Norma decidieron seguir hasta el último número que había visto la luz en su país de origen. En cierto modo, no deja de ser un engaño hacia los lectores, que luego alguien, con un mínimo de sensibilidad y cabeza, supo enmendar de algún modo sacando toda la obra de golpe, pero los responsables de la casa de comics obligaron a todos los seguidores españoles de "Deadenders" a tener parte de la obra por duplicado (y los hogares particulares, como todas las esposas de frikies saben, no son precisamente tiendas de comics, con lo que puede provocarse un abierto conflicto por la evidente falta de espacio).
¿Y qué tiene de especial esta obra, al margen de que está plagada de tickets (auténticos Punks en parkas) y algún que otro number —los faces brillan por su ausencia, en esta ocasión— en Vespa y otros mínimos elementos del mundo Mod-ernista? Por lo pronto, su originalidad. Se trata de un agobiante mundo postapocalíptico, donde los mares están muertos y totalmente faltos de vida por la radiactividad de las bombas lanzadas durante la última gran guerra y en el que a la postre ha sobrevivido mucha gente, pero donde las diferencias entre los que tienen y los que no (algo muy simplista así de golpe) se han hecho abismales e insondables (algo que recuerda levemente a las primeras letras de The Jam).
El mundo occidental se ha convertido en una especie de diana concéntrica en cuyo núcleo viven los privilegiados, en un falso mundo de luz y color que no es más que meros hologramas para camuflar una realidad gris y maloliente, y alejándose de él se van cerrando los distintos niveles o sectores, separados unos de otros por auténticos pasos fronterizos, en los que se malvive mejor o peor, dependiendo de los negocios a los que uno pueda acceder y del contrabando. Se parece, en cierto modo, al ambiente que se recrea en la trilogía de "Los Juegos del Hambre", escrita en 2008 por Suzanne Collins, con un Estados Unidos convertido tras una guerra en Panem, con una exuberante, pedorra y derrochista capital en su centro y otros trece estados que dan de comer a la primera en todos los sentidos, tanto en materia de lujos como de primerísima necesidad.
De hecho, no deja de ser otro posible guión en bruto para pasar la historia a la pantalla grande, pero sin muchas modificaciones. No las consideraría necesarias. El trasfondo de determinado tipo de música (el por muchos denostado y poco comprendido Revival Mod, sin ir más lejos) como protagonista permanente de fondo, así como esa determinada tribu urbana (uso este término en el caso de "Deadenders" con pleno conocimiento de causa, en lugar de movimiento juvenil y cultural con el que suelo denominar al Mod-ernismo) tendría que tener su presencia concreta en una eventual película, al igual que las Scooters sobre las que se mueven los protagonistas.
La Ciencia-Ficción siempre ha servido como avanzadilla vanguardista para tomar de la mano al lento y posterior avance de la Humanidad, y muchos de los elementos que muestran ese tipo de literatura o de películas acaban teniendo su reflejo en la "realidad". El problema es cuando ese subgénero nos muestra lo que NO queremos ver: la trastienda polvorienta y olvidada de la vida, los miedos y terrores que se ocultan en lo más recóndito del alma de la gente, la vileza de las vírgenes mentes superiores sobre el común del colectivo de los mortales, el peligro y los riesgos que ensombrecen la venta de la esencia vital a cambio del conocimiento mecánico y el CATACLISMO. Una constante y habitual Espada de Damocles pendiente sobre la Humanidad cuyo hilo resulta cada día más quebradizo a medida que transcurren los siglos y las razas se separan más y más, tanto en el espacio como en el tiempo, hasta que las mentes se rompan y se vierta el Odio en su interior.
"Deadenders" está plagado de víctimas del desastre que tienden sus orejas al cielo con temor a escuchar de nuevo la caída de la Bomba; la que quebró su mundo en mil pedazos y que sólo algunos listos despabilados supieron aprovechar el momento para recomponerlo a su gusto, a costa del bienestar de la mayoría (¿os suena de algo?). Ése es el verdadero peligro sobre el que advierte esta intensa obra, también imprescindible en cualquier biblioteca que se precie.


Dos momentos de los historia de vital importancia para entender la trama de "Deadenders".
Tengo que reconocer que el tercer ejemplo lo desconozco por completo y si oí hablar de ellos fue en los citados blogs. ¿Por qué no me he metido siquiera a coleccionar las series de "Blue Monday" y "Scooter Girls", ambas de Chynna Clugston-Major? Por una simple manía personal: No me atrae el aire de Manga que tienen los personajes, y, lo peor de todo, es que me la sensación (insisto, no es una certeza, ya que no lo he leído) de que se trata más bien de historias comunes a toda la juventud en general, sólo que en este caso los protagonistas están rodeados de toda la parafernalia Mod. Pero no me parece que sea una historia SOBRE los Mods. De todos modos, en las otras webs sí se recomendaba su lectura (especialmente mi colega HardMod83madrid) y, por tanto, no soy nadie para aconsejar lo que yo haga o deje de hacer a los que estén interesados en conocer la obra.
Toda la panda de Scooter Girl al completito...
No obstante, sí que hay que realizar algún tipo de reseña al respecto, porque no dejan de ser dos comics en los que "lo Mod" está más que presente, seguramente más en "Scooter Girl" que en "Blue Monday".
El primero, editado por Oni Press, salió primero en 2003 en forma de miniserie de seis números que posteriormente, en 2007, fueron recopilados en un volumen único, aunque en formato más resumido. Trata sobre un grupo de adolescentes californianos, concretamente de San Francisco (Frisco, para los entendidos que han leído a Kerouac) que se mueven dentro del Revival, en especial de sus dos protagonistas, Ashton Archer y Margaret Sheldon, quienes mantienen una extraña relación de amor-odio llevada hasta sus máximas consecuencias. Se trata del primer trabajo totalmente en solitario de la autora tras su participación en "Blue Monday" y hay que reconocer que, por lo poco que he leído, presenta cierta maestría a la hora de utilizar un lenguaje fresco, juvenil y muy ágil para los enfrentamientos verbales de ambos y las conversaciones de éstos con el resto de la pandilla.
Los protagonistas de Blue Monday.

"Blue Monday" (los británicos llaman así al considerado día más deprimente del año, es decir el tercer lunes de enero) es otro cantar. De hecho, a la verdadera protagonista, Bleu L. Finnegan, le gusta Blur y Adam & The Ants, con lo que hay "otros" elementos aparte del Mod-ernismo impregnando sus hojas. Sí es verdad que hay dos jóvenes con estética Mod, pero más por intentar ligar con ella que por convencimiento. Empezó a publicarse en 2000 como miniseries, la primera de las cuales llevaba por sugerente título "The kids are alright" (cualquiera que conozca mínimamente a The Who entiende que se trata del título de una canción usado por la autora como manifiesta declaración de intenciones, al igual que la segunda bajo el título de "Absolute Beginners", como guiño al gran Colin MacInnes). Así llegó hasta cuatro en 2005, si bien cuatro años más tarde se intentó sacar una quinta en la que únicamente se publicó el primer número, pero Chynna afirmó en una entrevista de 2012 que estaba trabajando para rematar también esta última miniserie. Una buena noticia para quienes lo estén esperando.
Y ahora le toca el turno a uno de los personajes que más cariño me inspiran: "Raúl el Rude". Un entrañable calvete que tan pronto se cubre con una parka y traje como con una fly-jacket y el sempiterno Fred Perry, y que nació de la imaginación de mi coetáneo Pep Pérez, quien en 2009, en respuesta a una entrada sobre el eskatalítico de Manresa, reconoció que: "Todo viene de Quatrophenia (sic) en gran parte y de todo lo demás... Ska, Punk, Soul, OI, drogas y mi cerebro en plan centrifugadora". Una increíble mezcla crisolada de cuyo ominoso parto nació uno de los rude boys más irreverentes que han pisado jamás las páginas de un cómic. Fue en El Víbora donde asomó la impoluta cabeza por vez primera en 1997 y allí estuvo durante varios años hasta que el autor, un inquieto amante de las sustancias que hacen volar, decidió dejar el lápiz por el pincel (haciéndose llamar Pep Pintor Pop) y lanzarse como obrador de cuadros (de brocha fina, ¿eh?).

Portada del primer cómic que
encontré de "Raúl el Rude".
Tengo que confesar que mi encuentro con Raúl es de hace más bien poco tiempo. Me lo topé en una Feria del Libro en Córdoba (la 35 edición, concretamente, hace ya cinco años), en la sección de comics de uno de los expositores, y como nunca antes había oído hablar de él resultó todo un sorpresón. Y no fue la portada la que me atrajo, precisamente, sino la contra. En ella se podía ver, en color, a uno de los colegas de Raúl con una Lambretta fascinante buscando como loco una fiesta en una casa que, en teoría, estaba desierta. Ver aquello y comenzar a ojear el interior de "Éxtasis Nazis" que así se titulaba el ejemplar, fue uno y me enamoré del trazo de forma inmediata.
Es más, creí que estaba contemplando un cómic "de época" (los 80'), por la tremenda efervescencia de la escena que se mostraba en sus páginas, y me quedé atónito al descubrir que era un rude de los 90'. Por eso, cuando apareció finalmente el recopilatorio definitivo a cargo de Ediciones Glenat en 2010, fue verlo, adquirirlo, devorarlo y recomendarlo en el blog donde participaba por entonces (http://hipocondriamods.mforos.com/1035564/9503305-recopilatorio-de-raul-el-rude/).
En efecto, es inevitable no leer entre líneas especialmente el dibujo de Max (el papaíto de "Peter Punk", del que intentaré extraer una de las escenas de "Licantropunk", donde un grupo de Mods sale muy malparado de su encuentro con el "punkie") y del que Pep asegura beber directamente como fuente de sano influjo. También habla de Manel Fontdevilla (el de La Parejita SA), Daniel Torres ("Roco Vargas", o "Tom" sin ir más lejos, y padre de la línea clara de corte futurista años 40' en España), Gallardo ("Roberto España y Manolín", parodia chirriante del ultrafacha "Roberto Alcázar y Pedrín") o el ultraerótico Magnus ("110 píldoras" o "Necrón").


Portada del Cómic recopilatorio
Underground que me agencié.
Pero, personalmente y aunque él no lo cite explícitamente, también está presente Hérgé (creador de Tintin) en las composiciones y en los escenarios, al igual que toda esa generación de dibujantes del Underground norteamericano que me hizo soñar allá en mis años mozos, cuando compraba recopilatorios a espaldas de mis progenitores por su alto contenido eroticosexualfestivonanístico: Robert Crumb y su casi divino "Mr. Natural" o su ingente colección de chicas adolescentoides a lo Janis Joplin; el ácido (en todos los sentidos) Gilbert Shelton ("The Freak Brothers") o el anfetamínico Kim Deitch ("Waldo"). Toda esa mezcla se puede intuir en el dibujo de Pep Pérez y en sus guiones, donde el Ska, el Soul y las drogas de cualquier tipo (maría y todo tipo de pirulas y anfetas, sobre todo) son tan protagonistas como el propio Raúl y sus amiguetes. Eso sin olvidar a sus eternos enemigos, los Skinheads nazis o "Boneheads", que hacen todo lo posible para que este pobre "Sharp" rojeras las pase realmente canutas, consiguiéndolo en no pocas ocasiones. Y es que Manresa, escenario de las desventuras de "Raúl el Rude", parecía tan entrañablemente peligroso como el Sant Boi que describe Kiko Amat en su genial "Rompepistas", con sus broncas entre miembros de las mal llamadas tribus urbanas entre sí o contra los "normales". En fin, muy del gusto mío.

Raúl en pleno apogeo Mod-ernista (porque esta familia incluye a los Rude).

Creo que a la entrada de "The Originals" le correspondería un tema señorial como, por ejemplo, "Tighten Up", de Archie Bell & The Drells.



Letra y traducción:

Tighten Up (Bien apretados)

Hi everybody (Hola a todo el mundo)
I'm Archie Bell of the Drells (Somos Archie Bell of the Drells)
From Houston, Texas (desde Houston, Texas)
We don't only sing but we dance (No sólo cantamos, sino que además bailamos)
Just as good as we walk (tan bien como solemos andar)
In Houston we just started a new dance (En Houston hemos creado un nuevo baile)
Called the Tighten Up (llamado el Bien Apretados)
This is the music (Ésta es la música)
We tighten up with (Estaremos bien apretaditos con)
First tighten up on the drums (el primer bien apretado con la batería)
Come on now, drummer (Venga, vamos baterista)
I want you to tighten it up for me now (quiero que te pongas bien apretaditos para mí)
Oh, yeah (¡Oh, sí!)
Tighten up on that bass now (Bien apretados con ese bajo ahora)
Tighten it up (dale al bien apretaditos)
Ha, ha, yeah (¡Ja, ja, sí!)
Now let that guitar fall in (Ahora deja que también caiga en esto la guitarra)
Oh, yeah (¡Oh, sí!)
Tighten up on that organ now (Bien apretaditos con ese órgano ahora)
Yeah, you do the tighten up (¡Sí! Estás bailando el bien apretados)
Yeah, now (¡Sí, ahora!)
I said, if you can do it now (Digo que si puedes hacerlo ahora)
It sure would be tough (Seguro que va a ser duro)
Now look here, come on now (Ahora mira aquí, vamos ahora)
Now make it mellow (Ahora hazlo suave)
Let's tighten it up now (Vamos a bailar el Bien Apretados ahora)
Do the tighten up (Baila el bien apretados)
Everybody can do it now (Todo el mundo puede bailarlo ahora)
So get to it (Entonces vamos a ello)
We're gonna tighten up (Vamos a hacer el Bien Apretados)
Let's do the tighten up (Bailemos el Bien Apretados)
You can do it now (Puedes hacerlo ahora)
So baby, get to it (Entonces, nena, vamos a ello)
Look to your left now (Mira a tu izquierda ahora)
Look to your right (Mira a tu derecha)
Everybody can do it (Todo el mundo puede bailarlo)
But don't you get too tight (Pero no os pongáis tensos)
Come on and tighten up (Vamos a bailar el Bien Apretados)
Let's tighten it up now (Bailemos el Bien Apretados ahora)
Let's tighten it up now (Bailemos el Bien Apretados ahora)
Tighten it up (Bien Apretaditos)
Do the tighten up (Baila el Bien Apretados)
Come and tighten it up (Ven y baila el Bien Apretados)
Tighten it up now (Bien Apretaditos ahora)
Come on now, Billy (Vamos ahora, Billy)
Tighten it up (Bien Apretaditos)
Oh, yeah (¡Oh, sí!)
Sock it to me now (Muéstramelo ahora)
Tighten it up (Bien Apretaditos)
Come on and tighten up that bass (Venga y que ese bajo haga el Bien Apretados)
Oh, yeah (¡Oh, sí!)
Now look here (Ahora mira aquí)
I want that guitar (Quiero esa guitarra)
To fall in on there (que caiga en ello)
Tighten it up now (Bien Apretaditos ahora)
Oh, yeah (¡Oh, sí!)
Now tighten it up, organ (Ahora Bien Apretados, órgano)
Yeah (¡Sí!)
Now everybody tighten it up now (Ahora que todo el mundo baile el Bien Apretados)
Now look here (ahora mira aquí)
We gonna make it mellow for you now (Lo vamos a hacer suave para ti ahora)
We gonna make it mellow now (Lo vamos a hacer suave ahora)
Tighten it up (Bien Apretaditos)
You can get it (Puedes conseguirlo)
Move to your left (Muévete a tu izquierda)
Move to your right (Muévete a tu derecha)
Tighten it up now (Bien Apretaditos ahora)
Everything will be outta sight (Cualquier otra cosa estará fuera de sitio)
Come on and tighten it up (Venga y baila el Bien Apretados)
Tighten it up now (Bien Apretaditos ahora)
You can do it... (Puedes hacerlo...)

Para "Deadenders" se me viene a la cabeza este tamazo de The Chords, titulado "Maybe Tomorrow". Este grupo me gustaba particularmente en mis tiempos mozos.


La letra:

Maybe Tomorrow (Quizá mañana)

Sometimes I just get a feeling (A veces me asalta un sentimiento)
Crazy dreams inside (Locos sueños internos)
People hiding wearing uniforms (personas que se ocultan detrás de uniformes)
Screams of laughter shouts you lied (Algarabía de risas y gritos con tus mentiras)
Pointed fingers and questions why (dedos que señalan y preguntas de por qué)
Scared people with their lives all torn (Gente asustada con sus vidas rotas por completo)
Imgination (Imaginación)
A real sound (Un sonido real)
From the streets (desde las calles)
From the towns (desde las ciudades)
Sometimes I watch and wait (A veces contemplo y espero)
Signs of voices and screams (señales de voces y alaridos)
Dreaming now is this just a funny joke (Soñando ahora si  esto no es más que un chiste gracioso)
Can this all be just a dream (¿Puede todo esto no ser más que un sueño?)
Oh no it can't be it's to obscene (¡Oh no! No puede ser, es demasiado obsceno)
Thats when I see you staring at me (Eso ocurre cuando me miras fijamente)
Imgination (Imaginación)
A real sound (Un sonido real)
From the streets (desde las calles)
From the towns (desde las ciudades)
Silent Footsteps (pasos de pies silenciosos)
Whispers all about (susurros por todas partes)
It's too late (es demasiado tarde)
The deadly underground (la mortífera clandestinidad)
Cause we saw you (Porque te hemos visto)
Surely not this time (Seguramente no ahora)
Yes we saw you (Sí, te vimos)
You were wearing the uniforms (Llevabas los uniformes)
Yes you were wearing the uniforms (Sí, llevabas los uniformes)
But it ain't no crime (Pero eso no es un crimen)
Sometimes I go all silent (A veces me voy en completo silencio)
And lose all sense of time (y pierdo toda noción del tiempo)
Your hating mind eyes with thought (tus ojos mentales con pensamientos de odio)
Where and when the sun don't shine (donde y cuando el sol no brilla)
When the dogs don't bark or whine (cuando los perros no ladran ni se lamentan)
Thats when I see you stare around (Eso ocurre cuando te veo mirar a tu alrededor)
Reality (Realidad)
Or just lies (o tan sólo mentiras)
From those who (de aquéllos que)
Talk with lead (hablan bajo el liderato)
Be good now (Sé bueno ahora)
(maybe tomorrow) (quizá mañana)
And don't do nothing (y no hagas nada)
(maybe tomorrow) (quizá mañana)
Cause if you do (porque si haces)
Bang bang (Bang bang)
Bang bang (Bang bang)
Bang bang (Bang bang)
You're dead (estás muerto)

La tercera en discordia podría ser "Dance" de The Lambrettas. Una canción que me resulta rotunda al oído y, sobre todo, elegante.



Dice así:

Dance (Baila)

It's up to you - say yes and it's alright (Depende de ti, di que sí y estará bien)
Too much too soon? Do you want to stay the night? (¿Demasiado temprano? ¿Quieres quedarte toda la noche?)
If you want to it's alright (Si quieres, está bien)
You had enough and you want to be alone (Tuviste bastante y quieres estar sola)
O.K. - That's rough - If you want I'll walk you home (Muy bien, es algo duro, si quieres te acompaño a casa)
But don't go on your own (pero no te vayas sola)
D-a-a-ance wiht me tonight (Baila conmigo esta noche)
At least you can - Just dance (hasta que puedas, tan sólo baila)
I want you more that I can stand (Te quiero más de lo que puedo soportar)
I've asked before, I'm going to ask again (Te lo pregunté antes, y te lo voy a preguntar de nuevo)
Just one chance more (Tan sólo una oportunidad más)
so you want to stay just friends - and that's the way it ends (pero quieres que seamos sólo amigos, y ahí acaba todo)
D-a-a-ance wiht me tonight (Baila conmigo esta noche)
At least you can - Just dance (hasta que puedas, tan sólo baila)
I want you more that I can stand (Te quiero más de lo que puedo soportar)
D-a-a-ance wiht me tonight (Baila conmigo esta noche)
At least you can - Just dance (hasta que puedas, tan sólo baila)
I want you more that I can stand (Te quiero más de lo que puedo soportar)
You must be blind - Oh look (Debes de estar ciega, ¡oh, mira!)
They're telling you you're wrong (Te están diciendo que te equivocas)
Just change your mind (Sólo cambia tu mentalidad)
There's only one more song (Sólo queda una canción)
There's only one more song (Sólo queda una canción)
D-a-a-ance wiht me tonight  (Baila conmigo esta noche)
At least you can - Just dance (hasta que puedas, tan sólo baila)
I want you more that I can stand (Te quiero más de lo que puedo soportar)
D-a-a-ance wiht me tonight (Baila conmigo esta noche)
At least you can - Just d-a-a-ance (hasta que puedas, tan sólo baila)

Mi amigo "Raúl el Rude" se merece un "Jamaica Ska" como la copa de un pino. ¿Los autores? Pues ni más ni menos que los gloriosos Byron Lee & The Dragonaires.

La letra:

Jamaica Ska (Ska jamaicano)

Ska Ska Ska (Ska Ska Ska)
Jamaica Ska (Ska Ska Ska)
Ska Ska Ska (Ska Ska Ska)
Do the Ska (Baila Ska)
Not many people can ChaChaCha (No mucha gente puede bailar ChaChaCha)
Not everybody can do the Twist (No todo el mundo puede bailar el Twist)
But everybody can do the Ska (Pero todo el mundo puede bailar Ska)
It's the new dance you can't resist (Es el nuevo baile al que no te puedes resistir)
Ska Ska Ska (Ska Ska Ska)
Jamaica Ska (Ska jamaicano)
Now everybody can do the Ska (Ahora todo el mundo puede bailar Ska)
It's the new dance that goes like this (Es el nuevo baile que se hace así)
Now bow you head (Ahora inclina la cabeza)
And swing your arms (y menea tus brazos)
Shake your hips (Agita tus caderas)
Now do a dip (Ahora haz una bajada)
Ska Ska Ska (Ska Ska Ska)
Jamaica Ska (Ska jamaicano)
Ska Ska Ska (Ska Ska Ska)
Do the Ska (Baila Ska)
Now bow your head (Ahora inclina la cabeza)
And swing your harms (y menea tus brazos)
And shake your hips (y agita tus caderas)
Now do a dip (Ahora haz una bajada)
Ska Ska Ska (Ska Ska Ska)
Jamaica Ska (Ska jamaicano)
Ska Ska Ska (Ska Ska Ska)
Do the Ska (Baila Ska)
Not any people can ChaChaCha (No cualquiera puede bailar ChaChaCha)
Not everybody can do the Twist (No todo el mundo puede bailar el Twist)
But everybody can do the Ska (Pero todo el mundo puede bailar Ska)
It's the new dance that goes like this (Es el nuevo baile que se hace así)
Ska Ska Ska (Ska Ska Ska)
Jamaican Ska (Ska jamaicano)
Ska Ska Ska (Ska Ska Ska)
Do the Ska (Baila Ska)