martes, 25 de julio de 2017

Temor esencial I


Tan inútil me siento a veces como un murciélago atrapado por la luz diurna


Notar que uno es. Saber plenamente que se está vivo. Traspasar a velocidad hipersónica capas de conocimiento intuitivo sobre la existencia. Y notar el vértigo de que uno simplemente es en mitad de las cosas. Ése siempre ha sido uno de mis miedos más terribles y transparentes a los que me he enfrentado a lo largo de mi vida, especialmente en la juventud.

Ahora mis neuronas parecen dormidas, aburguesadas, asimilando esa genial idea que antes resultaba inconcebible por creerme la posibilidad de formar parte de un inmenso sueño divino que se acabaría disipando en el olvida con el despertar del monstruo.

Traté en su día de plasmas esa angustia en inmenso poema metafísico de proporciones apocalípticas que no he tenido más remedio que partir en varios trozos.

Tratad de no ser excesivamente críticos y mirad más allá de las palabras. A lo mejor alguno se reconoce en este escrito.

Por cierto, no tiene título...


I

Desequilibrio.
El vértigo oscuro de una estancia
Casi herméticamente sellada
Y sin luz.
Ni una gota de alcohol;
Tan sólo la vaga y terrible
Sensación de ser,
De existir,
De la unidad en mitad de millones
Que respiran en torno a mí.

Unidad y vértigo:
Un enorme insecto que devora mi interior
Excavando un negro túnel
De asombrosa longitud,
Tan turbio e intrincado,
En recodos y curvas perdido,
Que me consume en segundos
Únicamente dejando
El pellejo sobre los blandos huesos.
Sólida membrana rellena de vacío.

Estas manos que abrasan recorren ávidas
Cada detallado poro de mi eseidad,
Magna y renovada,
Como si acabara de surgir
En un parto rebosante de dolor y llanto
Por saberme existiendo.
Tengo horror hacia mí mismo
Al reconocerme siendo,
Plenamente vivo y sin ninguna realidad,
Más que la del mero hecho de estar,
A la que aferrarme.



II

Y de nuevo
La espantosa náusea que extingue
Cualquier rasgo de razón
En un suspiro.
Exhalación entrecortada,
Como si hiciera el amor;
visión extraviada,
con anhelo de concreción
Y unas lágrimas que nunca acaban de nacer.
El pánico de la ignorancia.

Igual que un niño hacia su madre
Vomito una penosa llamada
Capaz de deslacrar oídos sacros
Por sonar llana y desesperada;
Escucho mi voz que grita
Flotando en la densidad de la fiebre
Con violencia más que inusitada
¡Soy!
¡Dios mío!
¡Soy!

Súbitamente,
Violando la inmediación del tiempo,
Esa misma voz me responde:
¿Por qué?
Caverna anegada en ecos insistentes
Imitando el fluir de las horas
Yo repito angustiado el mismo claro,
Pero al fin permanece,
Como una reina gobernando la Nada,
Esa rala pregunta cargada
De perfectas intenciones.



III

Y me encojo,
              Me encojo,
                            Me encojo...
Hasta transformarme
En un chiquillo lúcido
Que comprende en un fugaz instante
Lo que en treinta años
De genuina búsqueda constante
Un centenar de sensatos adultos
No lograron nunca explicarme.

La respuesta es simple y eterna:
Elección de la libertad madura.
Loado ídolo falso de concordia,
Sobada palabra plena de sentido;
Ocho letras de oro podrido
Que vertidas gota a gota,
Como lava destilada en torrentes,
Acabarían por inundar esta tierra
Ahogando en justicia
La horda sudorosa de necios intransigentes.

Ni un maldito respeto tengo.
Conjurada al hechizo del vértigo
Esa molesta voz que zumba
Y carece de buen dueño
Me impide soñar
Que estoy soñando que sueño,
Plácidamente tumbado
En un portal de arcos elevado
Al infinito por ser circular.
Prostituta zalamera, va y susurra:
"¿Para qué la libertad?"



IV

¿A qué la cruel Bestia risueña
En su chirriante preguntar
Con una precisión matemática
Musitando en vez de hablar
Va arrastrando sus palabras apática?
Pues se me antoja ahora pequeña
En comparación sincera
A la terrible empresa que me aguarda.
Su agotador acoso invisible
Me obliga a dar una postrer vuelta de tuerca.

Y ese mi yo,
Cada vez más raudo y duro,
Va escarbando sangrante,
Como un ciego topo oscuro,
La impenetrable roca de la Verdad.
Chasquido de uñas rotas;
Heridas lacerantes en las yemas de los dedos,
Alzo polvo bermejo en torbellinos
Saturados de apremiante ansiedad
En busca de la clave como meta.

Hasta que al fin vislumbro
El asombroso brillo del diamante
Escondido con celoso celo,
Casi rozando la superficie
Del inmenso menhir flotante.
Bajo la tapa porosa del arca de piedra
Se muestra, sin capacidad ya de herir,
La pura y clara sentencia:
Elección de la libertad;
Y ser libres para elegir.
Exclusivamente humana cualidad.



V

Escógeme o recházame.
¡Incesante manantial de vértigo divino!
Bondad sin mácula de sospecha;
En mis tímidas manos queda
El fino tesoro incomprendido.
Fulgor de múltiples hachas
Que derriten impasibles
Con su amargo río de cera
Éstas mis pobres palmas sucias
Chorreares de lenta y espesa brea.

Generosísimo secreto
Con el que jugamos inconscientes
A la vera del vital camino
Desde que por vez primera vemos
Este repleto mundo de mágicas lecciones.
Reflejo de un luminoso arcano
Al que, a medida que maduramos,
Vamos desvelando con exquisito mimo
O con egoísta desprecio arrojamos
En el espumoso mar del olvido.

Pero el saber libre obliga
Y, en perverso desafío al aforismo,
Ocupa altanero un lugar en el alma
Actuando como un noble carcelero
Cuyos brazos son firmes cadenas de plata.
De esa maternal semilla asignada
Y sembrada con parásita saña
Brotan vermiformes raíces de un olivo señero
Que desgarran impías las delicadas entrañas
Minando al mismo tiempo mi dulce fe,
Frágil como la flor de la jara.



VI

Resurge entonces amistosa
La mano gris y agria de la Duda,
Y en conciliador silencio se posa
Sobre las grietas de mi frente perlada.
No, mi perenne compañera de viaje:
Desconoces el sosiego y niegas la paz;
Eres un árido vendaval de Levante
Que anárquico y a la vez paciente
Erosiona la base segura del audaz
Pues no controlas tu enamoramiento salvaje.

"¿Y es inmutable la elección?"
Preguntas con odiosa ternura;
Tu sensual boca indecente
Va tejiendo sin rastro de pasión
Un rotundo laberinto
Con palabras como llagas que supuran
Cenagosas todo un lago rebosante
De falso saber y de locura.
Así alzas tu nefasto recinto.
Así creas tu eviterna prisión.

Somos uno,
Y es mi yo ahora quien inquiere
Preso de tu seca sonrisa
Envolvente como el humo
De una llama verde y fría.
Aunque el espíritu no lo quiere,
Mi cuerpo de animal siente prisa
Por beber tu aliento de arpía;
Pero tiemblo y gimo al contacto
Ya que ese acto sólo sirve
Para ocultar con vergüenza mi cobardía.




martes, 28 de marzo de 2017

Carmen de sonrisa eterna

Las sombras, muchas veces, son más densas y tienen más intrahistoria que el propio cuerpo que las proyecta.

Quien tuvo la intensa y enorme suerte de conocer a Carmen mientras aún estaba con nosotros reconocerán en estos versos el tremendo dolor que causa su ausencia. Aún me sorprendo tratando de ahogar una lágrima, mientras el pecho me asfixia para evitar soltar un gemido. Ella era Cáceres y tenía a Cáceres en su seno, a pesar de ser una mujer universal de las que hubiera iluminado con su luz natural cualquier rincón del mundo, por lejano que hubiera estado.
Desconozco si el Más Allá nos depara algo al común de los mortales, pero para ella hasta el mismísimo Dios se forzaría a crearse a sí mismo sólo para forjar un Paraíso que albergue su alma.
Estas lamentables y humildes palabras pueden hacer que os acerquéis un poco a su persona, aunque sea tarde.


Conocí a una mujer que brillaba en la niebla.
Que tras de sí hendía las sombras para flotar,
con la luz de perla hiriendo sus labios,
y cubrir de verde el hierro oxidado del camino.

Una palabra con su voz de terciopelo
y las almas se apaciguan
en un remanso de susurrante reposo;

Una mirada de color ismaelita almendra
que arranca la paz de la tormenta
a pesar del distante destrozo en el Cielo y la Tierra.

Como el manto del mar terrible
que sólo habla cuando hay silencio;

Como la caricia del viento helado
que sólo arrastra lo que ya está muerto;

Como ese instante de intensidad radiante
que arrasa el polvo viejo y en reposo.

Fuiste capaz de traspasar fronteras indelebles
dibujadas con dedos de invisible desconsuelo.
Y allí estabas cuando la noche abrazó tus hombros
para arrostrar mentón en alto
el cobarde gesto oculto en un mudo canto.

Y estoy seguro que te negaste las lágrimas
cuando la magia malva del sueño inquieto
te llenó los párpados de miel de arena.

Porque tu alma y tus huesos de piedra,
como son los de este pertinaz planeta,
lo sabían de antemano.

Porque aceptaste sin sombra de duda
tu particular y oscuro tormento
para hacer brotar vida de un enjuto caño.

Pero tu ausencia nos sorprendió a muchos con la risa rota
y el pecho se nos quebró de un chasquido
para supurar suspiros despedazados
y teñidos de negra esencia y sangre densa.

Y vi por vez primera humedecerse
la fuente siempre seca
de una latente mirada incrédula.

Y vi en la dorada piedra de la Concatedral
al granito emocionado como nervios
estirados impacientes hacia el Infinito;
hacia una bóveda desdibujada en lo más alto,
que en lugar de cobijo
provocaba desamparo
carente por completo de esperanzas.

¿Y fue capaz la fosa de arroparte sin sentir vergüenza?
¿No soltó su presa nada más intuir el atroz pecado?
Al instante.
Sin pensarlo.
Condenada por quemar la pureza de la esencia interna
y negar un futuro brillante al constante presente del Universo.

Y ahora hablan las palabras de perpetua estancia en la Nada,
de deseos que no requieren de tiempo para ser cumplidos
y de plenitud a sabiendas que el ego se disipa.

Hablan de la indolora virtud del que no despierta.

Te has ido, envuelta en una sonrisa
que intuye sabia inteligencia de perpetua vigilia.
Has volado sin prisas
para rasgar la suave telaraña de la frontera,
el velo flotante que enmascara una mentira,
el frágil himen de la guadaña
que siega la fantasmal mirada de la noche constante.

Y siempre quedará tu fuerte confianza en la Vida.

¿Pero y nosotros?
¿Qué será de los que una vez nos miramos en el espejo de tus ojos?
Huérfanos de piel abrasada
sin el bálsamo de tu palabra pausada.

Porque de nada me vale tu presencia
en una incorpórea eternidad etérea
si ya no estás durante un minuto, con todos;
en mitad de las cosas que son y se tocan.


La Nebulosa de la Hélice, más conocida como el Ojo de Dios, cogida del blog Fotos del Cielo.



Y después de dejarme seca el alma con estas palabras (que he de reconocer son malas, pero muy, muy sentidas), nada mejor para limpiarla que una selección de canciones elegidas por quien ha sido su compañero y amigo durante años, mi amigo Juan Francisco.

La primera es 'Oh, my love', de Riz Ortolani.



La segunda es 'Colloque sentimental', de Phillippe Jaroussky.


Y 'He venido', de Los Zafiros.



Y de mi cosecha, The Creation y su sustancial 'Love is just beggining'.





Life is just beggining (La vida acaba de empezar)

Life is just beginning
Life is just beginning
Life is just beginning
Life is just beginning
Life is just beginning
Life is just beginning

When I think of all the things I've done
in my younger days
Not knowing what was right from wrong
and life's terrible ways
In my younger days

There's so many things to do
That's why I am telling you
Life's just beginning, beginning
Life's just beginning, beginning
Life is just beginning for me
Life is just beginning for me
Life is just beginning for me

I just can't stop to think for you
I must have my fun
For I discovered yesterday
life has just begun
I must have my fun

There's so many things to do
That's why I am telling you
Life's just beginning, beginning
Life's just beginning, beginning
Life is just beginning for me

Life is just beginning
Life is just beginning
Life is just beginning
Life is just beginning
Life is just beginning
Life is just beginning
Life is just beginning
Life is just beginning
Life is just beginning
Life is just beginning

I saw a falling star (Vi una estrella fugaz)
At the foot of the (al pie de la)
Mountain of the dead (Montaña de la muerte)
In the middle of the Mexico in my mind (en mitad de México en mi mente)
I didn't get too far (No llegué muy lejos)
Thinking about the (pensando sobre)
Crazy things you said (las locuras que decías)
I turned into this Texaco to unwind (Me convertí en ese Texaco para relajarse)
This is the way that life is supposed to be (Se supone que es como la vida tiene que ser)
And there's a reason that you just can't see (Y hay una razón que no puedes ver)
You'll never be what you'll never be (nunca serás lo que nunca llegarás a ser)
But you can always be the one for me, baby (pero siempre puedes ser la única para mi, nena)
I saw the big blue world (Vi el gran mundo azul)
Crawling across the big blue sky (Rastreando a través del gran cielo azul)
On its way to somewhere else (en su viaje hacia otro lugar)
I waved good bye (me despedí con un adiós)
'Cause it's a simple fact (Porque es un hecho simple)
That nothing stays the same (que nada permanece inalterable)
You can hold on till tomorrow (Puedes aguantar hasta mañana)
But it'll kick you right back here again (pero te pateará justo aquí de nuevo)
This is the way that life's supposed to be (Se supone que es como la vida tiene que ser)
And there's a reason that you just can't see (Y hay una razón que no puedes ver)
You'll never be what you'll never be (nunca serás lo que nunca llegarás a ser)
But you can always be the one for me, baby (pero siempre puedes ser la única para mi, nena)
There are good days (Hay días buenos)
And they come and go (y son de los que vienen y van)
But they never seem to last (Pero nunca parecen durar)
'Cause when the bad days (Porque cuando los días malos)
They come around (Vienen a rodearnos)
They always kick (y patean todo el tiempo)
The good days' ass right into the ground (el culo de los buenos días justo en el suelo)
This is the way that life's supposed to be (Se supone que es como la vida tiene que ser)
And there's a reason that you just can't see  (Y hay una razón que no puedes ver)
You'll never be what you'll never be (nunca serás lo que nunca llegarás a ser)
But you can always be the one for me (pero siempre puedes ser la única para mi, nena)
This is the way that life's supposed to be (Se supone que es como la vida tiene que ser)
And there's a reason that you just can't see (Y hay una razón que no puedes ver)
You'll never be what you'll never be (nunca serás lo que nunca llegarás a ser)
But you can always be the one for me, baby (pero siempre puedes ser la única para mi, nena)

lunes, 5 de diciembre de 2016

Suicidas inapetentes

Imagen tomada por Dominic Nahr de un soldado muerto en un charco de petróleo en Sudán, cogida de perdidoeninternet.es

Temo por los que se deprimen siquiera un segundo, porque la suma de instantes amargos puede acabar en una montaña de pesadumbre y tristeza insoportable. Temo por los desgarros de las frágiles almas que sangran fluidos negros a la luz de una Luna muerta.
Lloro por los que ya tienen los ojos secos por el infinito sufrimiento y muestran el iris velado sin poder enfocar la mirada en el futuro inmediato.
Nunca creí en la DEPRESIÓN hasta que me enfrenté a ella cara a cara.
Mis disculpas a todos aquellos que no entendí en su día la atrocidad de lo que les estaba pasando por mi supina ignorancia. Occidente es un enfermo crónico y se ha transformado en un inmenso cementerio de almas depresivas.
Va por ellos.



Hay un río ponzoñoso de brea negra
donde caen los peces de vicios dinámicos,
incapaces de nadar ni a favor
ni a contracorriente.

Se dejan llevar con anhelo de
alcanzar, una noche profunda,
el fondo de la mentira
en el seno de una verdad oculta.

Y beber con sed insaciable
la ansiada amargura de un sorbo
de azucena, adelfa y cicuta.

Hay una corriente oscura y densa
donde las almas son arrastradas
con la mirada perdida en las nubes
y los brazos caídos a plomo.

Y todos los días, todas las horas,
se repiten, con eco inconfundible,
de forma abrumadora.

Y toda esencial muestra de vida
se diluye en la Nada melosa
de un insatisfecho beso
ornado de barro, sangre y miel.

Es una corriente circular
que gira y gira y da vueltas
en torno a sí misma.

Es un río morado y violeta 
cargado de transparencias húmedas
y bravas esencias.

Es el Devorador de Vidas.

Es el Asesino de fantasmas.

Es el Abandono de la mente.

Es la Niebla del sinsentido.

Es el Eterno Burlón insaciable.

Hay un río seco
de surcos inquietos
que rebosa de inmóviles cadáveres.
Incapacitados para nadar sobre roca viva.

Y temo que sea un espejo.


Imagen sugerente cogida de la página es.123rf.com

The Who realizaron en 1973 una de sus obras maestras: Quadrophenia. Es un trabajo que habla del Mod-ernismo, pero alejándose de su estilo más purista. No obstante, son sonidos que llegan muy dentro y a un público amplísimo por el mensaje, por la cuidadísima orquestación y por la implicación personal de los cuatro componentes del grupo -Roger Daltrey, Keith Moon, Pete Townshend y John Entwistle-, hasta el punto que han dejado su influjo en multitud de películas, series y, por supuesto, grupos musicales. En este país gusta tanto, que en su concierto en Madrid, en julio de 2006, el guitarrista, alma mater y compositor dijo sin tapujos aquello de "Spain loves Quadrophenia" (allí estaba menda lerenda para escucharlo en directo). Pues bien, he elegido tema para ilustrar musicalmente hablando el poema y se titula Is it in my head? Ahora sabréis por qué.

Krusty, el payaso de los Simpson, con un álbum alusivo a Quadrophenia.








Is it in my head? (¿Está en mi cabeza?)

I see a man without a problem (Veo a un hombre sin problemas)
I see a country always starved, (veo un país siempre hambriento)
I hear the music of a heartbeat, (escucho la música de un latido de corazón)
I walk, and people turn and laugh. (Camino y la gente se vuelve para reírse)
Is it in my head (Está en mi cabeza)
Is it in my head (Está en mi cabeza)
Is in my head here at the start? (¿Está en mi cabeza aquí al principio?)
Is it in my head (Está en mi cabeza)
Is it in my head (Está en mi cabeza)
Is it in my head, or in my heart? (¿Está en mi cabeza o en mi corazón?)
I pick up phones and hear my history. (Descuelgo teléfonos y oigo mi historia)
I dream of all the calls I miss. (Sueño con todas las llamadas que me he perdido)
I try to number those who love me, (trato de llamar a los que me aman)
And find exactly what the trouble is. (para encontrar cuál es el problema exactamente)
Is it in my head (Está en mi cabeza)
Is it in my head (Está en mi cabeza)
Is in my head here at the start? (¿Está en mi cabeza aquí al principio?)
Is it in my head (Está en mi cabeza)
Is it in my head (Está en mi cabeza)
Is it in my head, or in my heart? (¿Está en mi cabeza o en mi corazón?)
I feel I'm being followed, (siento que me siguen)
My head is empty (Mi cabeza está vacía)
Yet every word I say turns out a sentence. (pero cada palabra que digo se convierte en una frase)
Make love to a stranger (hago el amor con una extraña)
Just asking for directions (sólo preguntando por direcciones)
Turn from being help to being questions. (y las ayudas se vuelven interrogantes)
I see a man without a problem. (Veo a un hombre sin problemas)

jueves, 13 de octubre de 2016

Te regalo mi (pútrido) corazón


Beso tierno de raíces de mandrágora tierna cogida de la tierna huorgaldorion.wordpress.com


No sé por qué, cuando mejor me va con mi pareja sentimental, de matrimonio y madre de dos maravillosas niñas, más se centra la temática de mis mierdosos versos en la soledad y la ruptura. Quizá sea el miedo latente a esa atroz realidad el que me lleva a pensar de esa inquietante manera. En cualquier caso, siento también que me repito más que el ajo, pero eso, amigos míos, me lo vais a tener que perdonar, porque ya son ralas mis manías y el camino realizado, largo y frondoso. Permitidme alguna que otra licencia... Venga, va, ¡jo!


TE REGALO MI CORAZÓN
(Córdoba. 24 de septiembre de 2016)


Envuelto en papel de regalo barato
está mi multiusado corazón.
Yo no late cuando te paseas desnuda
ni marca el ritmo de los inviernos
cada vez más deseables al calor de tu sexo.

Está viejo, cascado y sin corteza.
Indefenso a tu mirada y tu tacto.

Es lento, defectuoso, muy humano.

Ten, te lo regalo
a cambio de un último beso.

Con él podrás hacer una buena hoguera
para calentar el tuyo,
sin el vicio de los recuerdos,
cuando te alcance también la nieve.

O, sencillamente, arrójalo al mar
del olvido sin espuma,
donde gime quedo el viento del hastío.

Y allí dirás adiós sin lágrimas
de amago recelo reconcentrado
a una vida de entrelazados dedos,
palabras necias que hieren como hilo de seda prieto,
y algún que otro sabroso éxito
de los que iluminan con luz propia cementerios
de memorias yacentes bajo el granito ingrato.


Rosas negras de Halfeti en Turquía

Me ha resultado complicado elegir tema musical para este bodrio sin precedentes (lo publico porque mi imaginación se marchita y me avergüenza tener tan poco que comunicar, pero me niego al mismo tiempo a ser prisionero del silencio mental y de corazón que atenaza, marchita y elimina mis palabras antes de que se les dé forma perfecta, que no es el caso, evidentemente). Pero pensando, pensando, logré dar con la clave.
¿Qué tal The Artwoods y su infinito 'Don't cry no more'? Un tema brutal y hasta los topes de lágrimas que mueve el alma, la cabeza y el corazón y que es original del señor Wilson Pickett. Todo esto me hace pensar que las chorradas que escribo no son más que una barata excusa para poder 'pinchar' buena música...




La letra y la correspondiente traducción (corresponde a la versión del rey del Soul).

Don' cry no more (No llores más)

Don't cry no more (No llores más)
well I'm beggin' you (te lo suplico)
Don't cry no more, girl (No llores más, nena)
I say I'm beggin' you (te lo estoy suplicando)
Every tear you shed (cada lágrima que sueltas)
Tell me that your love is true (me dice que tu amor es verdadero)
Don't cry no more (No llores más)
Well I'm telling' you (te lo estoy diciendo)
Don'y cry no more, girl (No llores más, nena)
I say i'm telling' you (te lo estoy diciendo)
Every tear you shed (cada lágrima que sueltas)
Show me that your love is true (me demuestra que tu amor es verdadero)
You cry me a river (me lloras un río)
You cry me a sea (me lloras un mar)
Now I believe without a doubt (ahora sé sin lugar a dudas)
You really, really, really love real (que tu amor es de verdad, de verdad, de verdad, real)
I don't want you to cry (No quiero que llores)
I don't want you to cry (No quiero que llores)
Dry your eyes, dry your eyes (seca tus ojos, seca tus ojos)
I'll be your water, when you're thirsty (Seré tu agua cuando tengas sed)
I'll be your [incomprehensible], when you're fallin' on down (Seré tu  [incomprensible] cuando estés cayendo)
Oh, baby, dry your eyes, lean on me (¡Oh, nena! Seca tus ojos, apóyate en mí)
I'll stick by you, I'll stick by you (Me quedaré por ti, me quedaré por ti)

I'll be your bread, in a starry land (Seré tu alimento en una tierra de estrellas)

domingo, 10 de julio de 2016

Libre de memoria

El fuego purifica y muestra la verdad que se oculta en la belleza de las cosas. Imagen cogida de http://babyantlers.tumblr.com


Busco el inminente clamor de tu silencio
en todas las miradas que pierde la noche.
Busco el amargo vacío de tus besos
en las silentes pisadas que oculta la nieve,
mientras el viento barre el polvo del deseo
que revienta con gozo en tu seno.
Y me dirás que huya
hacia un anegado pozo sin fondo.
Y dejarás que llore
con pausado vicio intenso.
Por si se atisba en el profundo horizonte
el lecho callado del reposo eterno.

Fascinante sistema labial quebrado
con sombras moteadas de estrellas
infinitesimales: tu Universo.
Conjunción simétrica de secantes constantes
circulares: tu Carácter.
Bruma y espiral que huye sutil de mi tacto:
tu Alma.

Si te sirve de banal consuelo,
el pasado devora voraz el febril presente,
y yo aquí quieto me dejo mecer por las horas
quebrando el hilo del tiempo congelado.
No envejezco.
Pero tampoco crezco
ni avanzo con progreso
aferrado a tu pernicioso recuerdo
omnipresente.
Me estanco
y menguo
en criterios de humanidad
hasta ser piedra con la tierra baldía
y carente de bermejos flujos vitales.
Aullidos solitarios de animales
en un erial gris, seco y frío.
Cantos fúnebres en el ocaso de mis graves días.

Aún con todo persistes en que no borre de mí tu memoria
y agite con prisa las ramas de tu laureado fresno.
En la densidad de un crepúsculo con blanquecino velo
no logro ver el mérito que dices me merezco
sólo por saber ahogar tu grito con un beso
que bien podría ser de Judas y no del Amor
que una vez ambos abrazamos.

Rétame a cantar a tu esencial presencia
mientras el mar escupe espumada virtud de sangre.
Sacia tu curiosa firmeza que se aferra tenaz
al sesgo de una fugaz sonrisa que desaté hace años.
Que mis manos roben de tu cintura la huella de un baile
con ecos de madreselva en lo más profundo del bosque.

Libérate. Libérame.


Si el mar te da un beso, es que la Muerte ronda cerca. Imagen cogida de http://hastalosjuegos.es/


Una muestra del Mod-ernismo nacional del que me chifla. Son los Brand New Sinclairs y su temas 'Heal my Soul'. La chorbita es sencillamente genial ella solita.

 




Pero esa rosa ardiendo me hace pensar en Supernova y su 'Entero y sesentero'. Un disco, 'Hoy es un gran día' que poseo como una joya con dedicatoria de Jacobo Eid, incluido.


Otra muestra de estos genios de Valencia: 'Je te gonna rebenter'. Sabe Dios a qué se referían, ¡sielos!